Ir a contenido

un año difícil

Jorge Javier Vázquez confiesa que se medica contra la depresión

El presentador explica en la revista 'Lecturas' que tocó fondo después de sufrir el ictus

Jorge Javier Vázquez confiesa que se medica contra la depresión

Se acaba el 2019 y todos estamos haciendo balance del año. También Jorge Javier Vázquez, que no recordará los últimos 12 meses con demasiada añoranza, sino como su 'annus horribilis'. "Ha sido un año muy duro", confiesa el presentador de 'Gran hermano VIP' este miércoles en la revista 'Lecturas', donde habla por primera vez del vacío emocional en el que entró tras sufrir el ictus el pasado mes de marzo e incluso confiesa que, después de sus problemas de salud, ha tenido que comenzar a medicarse contra la depresión.

El presentador estrella de Mediaset, que está en estos momentos de baja después de someterse a una nueva operación cerebral hace tan solo unos días, recuerda en la entrevista con la revista los complicados momentos que pasó tras la intervención del ictus. "Después del ictus, sufrí estrés postraumático. En verano, toqué fondo. Me vi muy triste, con muchas angustias, muchos miedos, sin ninguna ilusión por nada. Incluso llegué a pensar que no podría empezar la temporada televisiva, no tenía fuerzas", comenta a la publicación, en cuya portada aparece en compañía de uno de sus galgos y presumiendo de casa y jardín.

Una pastilla al día

La crisis no empezó a remitir hasta que le dieron un diagnóstico y comenzó la terapia. "Pensaba que mi vida había llegado a su fin. A finales de octubre, fui a un psiquiatra y me diagnosticó depresión. Por primera vez, lloré con un profesional", explica. Tras ponerse en manos de los médicos, le han recetado "una pastilla de antidepresivos al día". "También todo medicación para dormir", confiesa.

Jorge Javier no reniega la medicación. Al contrario, considera que "ha sido providencial" para su progresiva recuperación, desde que comenzó con ella hace cuatro meses. "Si tengo que estar el resto de mi vida con una pastilla, no tengo ningún problema. Me ha aportado equilibrio, estabilidad, tranquilidad y me encuentro otra vez en un proceso de renacimiento", reflexiona.

Porque la depresión no solo la achaca a sus problemas de salud. En los últimos meses, sufrió la pérdida de un amigo, que ha fallecido con la misma edad que el presentador, que tiene 49 años. "Supongo que también te toca por edad. Te encuentras con que la muerte ya no es una idea, es un hecho", apunta.

Respecto a su última intervención quirúrgica, que se produjo la semana pasada, reconoce que hubo algún cambio de última hora: "Me operaron a través de la ingle. Me tenían que colocar solo un 'stent', pero me tuvieron que colocar uno más y ahora tengo cuatro en la cabeza", narra.