24 sep 2020

Ir a contenido

NOVELA NEGRA

Pau Arenós dispara nueva novela: 'Mi buen asesino'

Carme Ruscalleda y Ferran Adrià arropan al escritor en la librería +Bernat

Luis Miguel Marco

Carme Ruscalleda, Pau Arenós y Ferran Adrià, en la librería +Bernat.

Carme Ruscalleda, Pau Arenós y Ferran Adrià, en la librería +Bernat. / JORDI COTRINA

Hubo cuchillos pero no corrió la sangre. Pau Arenós (Vila-real, Castellón, 1966), escritor y periodista de 'El Periódico', presentaba este martes en la librería +Benat de Barcelona 'Mi buen asesino', una novela negra a la que hincarle el diente. Y es que Arenós, que escribe sobre cultura gastronómica desde mediados de los 90 y ha publicado varios y premiados libros comestibles, ha construido una trama "en la que la cocina no es el hilo, pero sí rezuma acto culinario, del buen y el mal comer", en palabras de su editora Elena Morilla (Carena).

Morilla dijo que se han lanzado a publicarlo no por la ironía y el sentido del humor de Pau, sino por el planteamiento de la historia. Apuntó directamente a la página 74 y apretó el gatillo. "¿Por qué matas?", se pregunta en esa página y por tres veces el protagonista, Samuel, guapo, joven, eficiente e implacable en su oficio de criminal. Y a partir de ahí, de ese asalto a la conciencia, además del poder, la corrupción y la violencia entran en la baraja otras cartas: la moral y la redención.

¿Empatizar con un asesino?

Tomó la palabra otra mujer que sabe mucho de cuchillos. Carme Ruscalleda, que cortó el aire con otra pregunta: "¿Es posible sentir empatía por un asesino?". Y la respondió: "Sí". "Esta es una lectura a pequeños sorbos, porque Pau dice mucho con pocas palabras -dijo la chef multiestrellada-. Te hace viajar a una ciudad, Novápolis, que no existe, pero ves muy mediterránea, y te sirve un cóctel de mafia y glamur que te engancha y no te suelta. Yo la leía y me imaginaba una película de Tarantino. No te cortes, Pau, en nuevas inspiranciones", le dijo. Asentía a lo dicho otro viejo amigo, Ferran Adrià.

Aplaudió Arenòs esa visión cinematográfica de 'Mi buen asesino', que es su cuarto libro de ficción. "La principal misión de una novela es que el relato no fracase, que el lector se quede con ganas de saber un poco más y no vea el truco, el artificio, que no ponga en cuestión lo que le sirves en bandeja, que no diga esto no puede ser. Es como cuando vas al teatro, no quierer ver la tramoya. Durante muchos años vengo hablando y escribiendo de gastronomía, así que he tirado de ese saco para apuntalar esta historia. Es verdad que en la literatura me puse tarde y el mundo criminal no lo he tocado demasiado, pero creo que es un camino a seguir", avanzó, aunque durante todos estos años, "y ya son 30, lo que nos da de comer es el periodismo". Y ¿de dónde saca el tiempo?, le preguntaron. "Disciplina. Y no ponerme plazos de entrega", concluyó.