REVELACIÓN PERSONAL

Kanye West confiesa su adicción al sexo

El cantante asegura que este problema comenzó a los cinco años de edad y que ha conseguido manejarlo gracias a Dios

El artista estadounidense Kanye West.

El artista estadounidense Kanye West. / EPA

Se lee en minutos

El Periódico

Con motivo del lanzamiento de su nuevo disco 'Jesus is King', el artista estadounidense Kanye West (42 años) ha revelado en una entrevista con Apple Music algunos de los problemas más difíciles en su vida, que han marcado su carrera profesional.

El esposo de Kim Kardashian se ha sincerado sobre su adicción a la pornografía y al sexo, y ha confesado que el problema viene de lejos: "Playboy fue mi puerta de entrada a la adicción a la pornografía. A mi papá le dejaron la revista cuando yo tenía 5 años y eso afectó a casi todas las elecciones que he tomado en mi vida".

Kanye también ha explicado que la adicción incrementó tras la muerte de su madre en el 2007, ya que utilizaba el sexo como método de escape de la realidad: "Algunas personas se ahogan en drogas, yo lo hice en mi propia adicción". Sin embargo, ha asegurado que ha conseguido controlar dicha dependencia "gracias a Dios. Me ha ayudado a manejar cosas que tenían control sobre mí".

A pesar de eso, parece ser que su adicción no ha desaparecido, puesto que pidió a su equipo de trabajo que no mantuviese relaciones sexuales mientras grababan el disco. "Así estarían más concentrados", ha matizado.

El artista considera que su problema se encuentra en las redes sociales, que ha calificado como "los cigarrillos modernos", y ha descrito su sufrimiento como resultado de fotos publicadas por mujeres en aplicaciones como Instagram.

Te puede interesar

Tras comparar las redes con el tabaco, ha añadido: "Aprecio el sufrimiento porque, cuando sufrimos, podemos sentir un poco de lo que Jesús sintió. Sufro y, al admitirlo, estoy seguro de que hay otros hombres casados que sufren de manera similar y están felices de escucharme decir, 'Oh sí, estoy sufriendo'".

Kanye West, además, padece problemas mentales desde hace dos años que, en alguna ocasión, le llevaron a ingresar en un centro psiquiátrico, como ocurrió en el 2016, cuando se vio obligado a cancelar la gira. Se sinceró sobre su trastorno bipolar hace poco más de cuatro meses en una entrevista con David Letterman, presentador del programa de Netflix 'No necesitan presentación'.