Ir a contenido

LOS DISTURBIOS EN CATALUNYA

Sergi López: "Estoy más indignado por la violencia policial que por la ciudadana"

El actor catalán asegura que "no se puede agachar la cabeza y asumir la injusticia como si fuera normal"

El actor Sergi López.

El actor Sergi López. / ACN

El actor catalán Sergi López asegura que está "más preocupado e indignado" por la "violencia policial" en Catalunya que por la ciudadana porque, aunque sostiene que ésta también es "rotundamente condenable", considera que la función de un profesional de la seguridad "entrenado" es "proteger y no generar más conflicto".

Así lo ha expresado en una entrevista con Europa Press con motivo del estreno en España de 'El viaje de Marta' ('Staff only', el título con el que se ha presentado en algunos festivales internacionales), dirigida por Neus Ballús, que tendrá lugar este viernes 25 de octubre y en la que López interpreta a Manel, el padre de Marta, el propietario de una agencia de viajes que viaja con sus hijos a Senegal.

"Si te posicionas en un lugar, los otros directamente te catalogan como radical de un lado. Es decir, si te posicionas un poco con la unidad de España ya eres de extrema derecha y si te posicionas con la independencia parece que estás construyendo cócteles mólotov", ha apostillado el actor de Vilanova i la Geltrú, de 53 años.

Sentarse a hablar

López ha subrayado que, en su opinión, ambos lados "tienen responsabilidad", pero apunta que lo que "no se puede hacer" es quedarse callados, agachar la cabeza y "asumir la injusticia como si fuera normal" y ha añadido que el "problema de base" es la "dificultad" de sentarse a hablar "de tú a tú".

Por su parte la directora del filme, Neus Ballús, cree que las condenas del 'procés' son "injustas" y asegura sentirse "desconcertada" por la situación de "pérdida de derechos y libertades" en Catalunya, "no como catalanes, sino como ciudadanos". Ballús ha resaltado que la situación entre la población catalana es de "descontento absoluto" porque, según señala, ha cogido "desprevenida" a mucha gente. "Los que gobiernan tienen que mirarlo con detalle y no mirar hacia otro lado e intentar pararlo con violencia policial", ha subrayado.

La sutileza del racismo

Por otra parte, 'El viaje de Marta', la primera película de ficción de Ballús, narra la historia de un viaje familiar en el que la protagonista vive en primera persona la complejidad de las relaciones entre Occidente y África a través del turismo europeo en Senegal. En este sentido, Ballús ha apuntado que el largometraje, una película en la que "no se juzga a ningún personaje", plantea una situación y que es "trabajo del espectador" ver la parte de responsabilidad del turista cuando va allí y del ciudadano senegalés "que ha formado parte de esa estructura".

Así, ha destacado que la responsabilidad "es cruzada y mutua" y, aunque reconoce los europeos tienen "mas posibilidad de elección", cree que "todo el mundo" tiene su margen de libertad para "decidir actuar de forma honesta" con la gente. A pesar de que considera que "a veces" el racismo "es muy sutil", la cineasta ha apuntado que en su película hay "un gran componente" que tiene que ver más con la "estructura mundial de jerarquía de poder".

"El poder tiene que ver con el género, la edad y las relaciones filiales. Cada uno ocupa su lugar en el entramado de la película y no podemos simular que somos todos iguales y tenemos los mismos derechos, tenemos que dejar de ser tan hipócritas y asumir que ocupamos espacios diferentes y que hay relaciones de poder", ha resaltado.

Jerarquía en las relaciones

Andrada, por su parte, coincide con Ballús en que en todas las relaciones existe una jerarquía y señala que ésta "se acentúa" si uno se relaciona con personas de sitios con estructuras económicas y sociales "muy distintas". "Hay cosas que hacemos sin pensar, pero cuando deconstruimos nuestras relaciones hay muchas cosas que hacemos por herencia, educación y por nuestra posición en la sociedad", asegura.

Sin embargo, considera que en el caso de su personaje la situación es diferentes porque, a su juicio, Marta actúa "desde la inocencia" y porque le importan las personas. "Ella se acaba dando cuenta de que algunos de sus actos vienen del privilegio occidental de chica blanca. Creemos que podemos comprar a la gente y las cosas no funcionan así", ha concluido.