Ir a contenido

PAREJA DOLIDA

El exmarido de Mónica Naranjo: "Sentí miedo a su lado"

Óscar Tarruella rompe el silencio y desvela cómo fue de tóxica su relación con la artista

El Periódico

Monica Naranjo y su expareja Óscar Tarruella.

Monica Naranjo y su expareja Óscar Tarruella.

Óscar Tarruella, de 49 años, ha roto su silencio más de un año después de su separación de Mónica Naranjo, de 45 años. El que fuera representante de la cantante denuncia los ataques que ha recibido por parte de la presentadora de 'Mónica y el sexo', y asegura que "sentía miedo a su lado" durante sus más de 15 años de relación. Aunque no estaban casados, se consideraban marido y mujer.

El exmarido de la artista, que desvela como fue de tóxica su relación, explica por qué ha decidido hablar tras tanto tiempo en silencio: "Mónica no ha parado de atacarme y, hasta ahora, no he dicho nada. He pensado en demandarla, pero no lo voy a hacer de momento. Tomaré medidas legales si continua en esta tesitura", afirma.

Tarruella se muestra muy dolido por algunas declaraciones de su ex: "Dijo que habría preferido mi muerte a que la hubiera dejado. Es cruel. Pero a pesar de estar tan cabreado, no le deseo nada malo. Mi madre me decía: 'Con lo que la he querido, ¿cómo puede desear la muerte de mi hijo?'. Me duele la deslealtad", confiesa. 

El productor también se siente "utilizado": "Siento que me ha utilizado para promocionar su programa de sexo", declara el exmosso d'Esquadra, que da detalles sobre su vida sexual: "El deterioro del matrimonio era tal que no manteníamos relaciones sexuales en los últimos años".

En su opinión, los ataques de la pantera de Figueres son por "despecho": "No perdona que yo tomara la decisión de dejar la relación. Me parece deshonesto que cuente tantas mentiras y bajezas, no lo necesita", señala Tarruella, que desvela cuándo finalizó su matrimonio: "Sucedió en febrero del 2018. Dejé esa relación, no enamorado, pero sí desde el amor. Tomé la decisión cuando empecé a sufrir ataques de ansiedad (...) Estábamos muy enamorados, pero teníamos caracteres incompatibles", concluye.