Ir a contenido

SOLIDARIO CONTRA EL CÁNCER

Ricky Rubio: "Sabíamos que la habíamos liado un poco, pero no tan gorda"

El campéon ha inaugurado una nueva sala para pacientes oncológicos y familiares del Hospital Universitario Dexeus

El Periódico

Ricky Rubio, durante la presentación de la nueva sala para pacientes oncológicos y familiares del Hospital Universitario Dexeus. / EFE / ENRIC FONTCUBERTA

Ricky Rubio, durante la presentación de la nueva sala para pacientes oncológicos y familiares del Hospital Universitario Dexeus.
Ricky Rubio y Víctor Claver, en el Hospital Universitario Dexeus.
Ricky Rubio, felicitado por su madre, en el draft de baloncesto de la NBA en Nueva York, en el 2009.

/

Ricky Rubio sigue encestando puntos de oro también fuera de la cancha. El campeón del mundo con la selección española de baloncesto ha confesado este miércoles en Barcelona que ha disfrutado el campeonato "como un niño pequeño" y ha avisado que llegarán nuevos logros: "Esto no acaba aquí, esto sigue". El mejor jugador del torneo ha presentado en rueda de prensa la nueva sala para pacientes oncológicos y familiares del Hospital Universitario Dexeus de Barcelona, que su fundación ha contribuido a financiar, y ha agradecido todos los halagos recibidos: "Sabíamos que la habíamos liado un poco, pero no tan gorda".

En el acto también ha participado su compañero en la selección Víctor Claver dado que la sala se ha bautizado con el nombre de Javier Claver, el padre del jugador valenciano, que falleció a causa de un cáncer como la madre de Ricky Rubio, que murió por un cáncer de pulmón tras una lucha de casi cuatro años. "Estoy seguro de que mi madre está más orgullosa de que haya inaugurado esta sala de que haya sido campeón del mundo", ha asegurado Rubio, de 28 años, que dejó para la historia una imagen única, señalando con el dedo a lo más alto, por encima de la cúpula del Wukasong Sport Center de Pekín, recordando a Tona, su madre, fallecida en mayo del 2016  a los 56 años.

Ricky, siempre muy unido a su madre, le hizo una promesa: ayudar a los niños enfermos y con problemas. Para ello puso en marcha The Ricky Rubio Foundation, en la que se ha volcado. Junto al Hospital Vall d'Hebron  y el Departament de Salud de la Generalitat lanzó una campaña contra el tabaco y las adicciones.También ha ayudado económicamente a algunos participantes en los Juegos Special Olympics, además de otras iniciativas.   

Fuerza interior

Esta mañana, en el Hospital Dexeus, el base de la selección y de los Phoenix Suns ha hablado de ilusión, de esperanza y, claro, de la victoria de la selección en China. Se ha centrado el jugador ha recordado que "desde el primer día" sintió "una fuerza interior" que le hizo "creer" que vencer el Mundial era una posibilidad real. Ha señalado que estos días ha vivido "muchas emociones" y que los jugadores de la selección se han dado cuenta real de lo logrado "al ver la reacción de la gente". "En Madrid las calles estaban llenas", ha recordado sobre el recibimiento a la llegada del equipo desde Pekín. 

"Cuando recibí el trofeo de MVP fue difícil asimilarlo todo: Me detuve un momento para saborear todo lo que habíamos hecho", ha rememorado. Por su parte, Claver, ha remarcado que desde el principio "las sensaciones dentro del equipo eran buenas", pero que aun así él nunca pensó en la final sino en ir "partido a partido""Hubo una química especial que otras selecciones no tienen. Nosotros somos más que una selección: somos un equipo y una familia. Eso hace que en los momentos duros te unas más y en los buenos también disfrutes más".

El jugador valenciano ha explicado que "una de las claves de la final fue afrontarla como un partido más: Todos éramos conscientes de la oportunidad que teníamos delante, pero hicimos lo mismo que hicimos en los otros partidos. Jugamos a cartas e hicimos las tonterías de antes de cada partido. A lo mejor es una superstición, pero nos sirve para prepararnos y ayudarnos". 

Temas: Ricky Rubio