Ir a contenido

a los 90 años

Muere Andrés Sardá, el diseñador catalán que revolucionó la ropa interior

Este ingeniro textil consiguió alzar su firma de moda femenina como una de las más internacionales de todos los tiempos

El Periódico

Andrés Sardà, en una imagen del 2005.

Andrés Sardà, en una imagen del 2005. / RICARD CUGAT

Andrés Sardá, uno de los grandes diseñadores del mundo del diseño y de la moda falleció este domingo en Barcelona, a los 90 años, según han confirmado este lunes a Efe fuentes familiares.

Perteneciente a una familia con un fuerte arraigo en el sector textil catalán, Andrés Sardá fue un pionero en la moda femenina y revolucionó la ropa interior con una fórmula que aunaba diseño y comodidad, y que consiguió alzar su firma como una de las más internacionales de todos los tiempos. Además de lencería, también se dedicó y destacó en la moda de baño.

Presentación de la colección de Andrés Sardá en la Fashion Week de Madrid, en enero del 2019 / ángel díaz (efe)

Será recordado como uno de los pioneros en introducir la moda y sus tendencias en la ropa interior y llevarla a las pasarelas. Su hija Núria Sardá en 1998 las riendas y sigue al frente de los desfiles, con presentaciones muy logradas en la Madrid Fashion Week.

Desde la fundación de su empresa en 1962, Sardá, ingeniero textil de formación y perteneciente a una familia ligada a la industria del tejido desde finales del siglo XIX, quiso romper moldes y convencionalismos. Dejó las mantillas de lado –Jackie Kennedy escogió una suya para una corrida de toros en la Maestranza de Sevilla junto a la duquesa de Alba- y apostó por la ropa interior. Tenía claro que el éxito de su empresa "pasaba por considerar a la ropa interior como diseño y no como una prensa  puramente funcional, como sucedía hasta entonces", aseguró en una de sus últimas entrevistas. 

Convencido de que la lencería femenina podía ser delicada, favorecedora y tentadora, Sardá buscó para ellas los tejidos más suaves, las formas más ligeras y una amplia gama de colores. Invirtió en tecnología y buscó los materiales más revolucionarios, como la lycra para crear colecciones sugerentes y vanguardistas. La blonda, el encaje, el chantilly y el tul siempre han sido tejidos básicos en la firma, pero no como un mero adorno, sino como un tejido integrado en el patrón. 

A las colecciones de ropa íntima se unieron las de baño. Como empresario y como creador quiso medirse con los grandes. Sus catálogos llevaron la firma de grandes fotógrafos como David Hamilton y amplió sus horizontes buscando entrar en los mercados internacionales, con algunas piezas únicas destinadas al mercado del lujo. Fue elegido en el 2013 Creador del año del Salon de la Lingerie de París. Y la reina Letizia le hizo entrega a la firma el Premio Nacional de la Moda en el 2015. Lo recogió su hija Núria porque él ya estaba enfermo. 

Nuria Sarà ha definido la mujer Andrés Sardà  "como una mujer que tiene sensibilidad por lo bello, le gusta el detalle y aprecia la diferencia entre lo bien y lo mal hecho. Le gusta verse bien y tiene su criterio propio". Para la firma han desflilado Bimba Bosé, Hiba Abouk, Rossy de Palma, Victoria Abril, Rosana Zanetti y la modelo transexual Ángela Ponce. En 2015, una imagen de Lady Gaga en un avión con un mono blanco perforado es una de sus imágenes icónicas. Y la firma, junto con Roche Bobois, vistió a la actriz Julianne Moore en 'Sauvage Grace'.

Andrés Sardá fue comprado por el grupo belga Van de Velde en 2008, lo que supuso una centralización de las actividades administrativas en Bélgica, dejando el área creativa y de márketing en Barcelona.