Ir a contenido

NUEVA TRAGEDIA EN LA FAMOSA FAMILIA

La nieta de Robert F. Kennedy muere de una sobredosis en el complejo familiar

Saoirse Kennedy Hill, de 22 años, había consumido metadona, según un informe policial

La joven, que era voluntaria en diversas causas sociales, confesó que fue víctima de una agresión sexual, por lo que había tratado de suicidarse en el instituto

El Periódico

Saoirse Kennedy Hill, en una imagen de Facebook.

Saoirse Kennedy Hill, en una imagen de Facebook.

La policía investiga la muerte por posible sobredosis de Saoirse Kennedy Hill, nieta de Robert F. Kennedy, el pasado jueves por la tarde en el complejo de la familia en Hyannis Port, en Massachusetts, según han informado personas cercanas a la familia al 'New York Times'. La policía local ha abierto una investigación.

La joven, de 22 años, era hija de Courtney Kennedy Hill, la quinta de los 11 hijos de Bobby Kennedy -asesinado en el 1968, que fue fiscal general de EEUU y uno de los consejeros de más confianza de su hermano, el presidente John Fitzgerald Kennedy, asesinado en Texas en 1963, y su esposa, Ethel Kennedy. Durante el pasado curso estuvo estudiando en la Universidad de Boston.

"Nuestros corazones están destrozados por la pérdida de nuestra querida Saoirse", ha expresado en un comunicado la familia. "Su vida estaba llena de esperanza, promesa y amor. Se preocupaba profundamente por sus amigos y familiares, sobre todo por su madre, Courtney, su padre, Paul, su madrastra, Stephanie, y su abuela, Ethel".

En la residencia de verano familiar

Los equipos de emergencia fueron alertados el jueves por la tarde desde la casa en la costa que posee la familia en Hyannis. El complejo residencial, que está valorado en 2,5 millones de dólares, ha sido propiedad de varios miembros de la familia Kennedy, incluido el fallecido Edward M. Kennedy y el abuelo de Saorise también. En la década de los 60 era la 'Casa Blanca' de verano del presidente JFK.

La casa residencial de los Kennedy en Hyannis Port, Massachusetts, donde ha muerto la nieta de Bobby Kennedy. AP / STEW MINE

Saoirse fue trasladada desde la residencia familiar hasta el hospital Cape Cod. Pero los médicos no pudieron hacer nada por salvarla.

Su abuela Ethel, de 91 años, hundida, ha declarado: "El mundo es hoy menos bello que ayer". "A Saoirse le apasionaban las causas de los derechos humanos y el empoderamiento de las mujeres y le gustaba participar en el voluntariado, trabajar con las comunidades indígenas para construir escuelas en México", detalla el comunicado de los Kennedy. "Ella iluminó nuestras vidas con su amor, sus carcajadas y su espíritu generoso. La amaremos y la extrañaremos para siempre", remacha.

Saoirse Kenndy Hill, en junio del 2000, coloca una rosa blanca en la tumba de JFK, en el cementerio de Arlington.AP / HILLERY SMIT

La declaración fue emitida por Brian Wright O'Connor, portavoz del tío de Saorise, el excongresista de Massachusetts Joseph P. Kennedy II.

Según el diario local 'Boston 25 News', que cita una fuente policial, la chica murió tras sufrir una sobredosis de drogas, concretamente metadona. 

La prensa también informa de que la nieta de Bobby Kennedy fue vicepresidenta de los Demócratas Universitarios en la Universidad de Boston, donde estudiaba comunicaciones, y donde también fue portavoz de la concienciación sobre la depresión y las enfermedades mentales. Ella misma escribió un artículo en el 2016 para 'The Deerfield Scroll', el periódico de un instituto de Massachusetts, que intentó suicidarse cuando cursaba el tercer curso allí. "La gente habla del cáncer libremente. ¿Por qué es tan difícil hablar de los efectos de la depresión, los trastornos bipolares, la ansiedad, la esquizofrenia...?", decía.

En el mismo artículo también recordaba que había sido víctima de una agresión sexual por parte de "alguien al que conocía y amaba". "Hice lo peor que puede hacer una víctima, y fingí que no había sucedido", escribió. "Todo esto se volvió demasiado e intenté quitarme la vida", admitió.

Temas: Drogas