POR 57 MILLONES DE EUROS

La espectacular finca de Jacqueline Kennedy cuelga el cartel de "Se vende"

Su hija Caroline lanza un vídeo para explicar los motivos de la venta de la casa ubicada en la isla de Martha's Vineyard

La mansión de Jackie Kennedy en Martha’s Vineyard, a la venta. / YOUTUBE

Se lee en minutos

El Periódico

Red Gate Farm, la finca que compró y construyó Jacqueline Kennedy, ha salido a la venta por 65 millones de dólares (57,3 millones de euros). Así lo ha comunicado su hija, Caroline Kennedy, que ha realizado un vídeo para explicar los motivos por los que la propiedad  se vende. 

La exprimera dama de Estados Unidos compró la finca en 1979 cuando era una granja de ovejas y su única construcción era una sencilla cabaña. Lo hizo tratando de construirse su propio refugio "y protegiendo el lugar de su potencial desarrollo", según apunta la Vineyard Gazette, el diario local de la isla, que la califica como "una propiedad ecológicamente singular". 

Enamorada de Martha's Vineyard

Jackie Kennedy se hizo con la finca cuatro años después de la muerte de su último marido, el magnate griego Aristoteles Onassis. Pero ya conocía la zona de su primera matrimonio con el expresidente Kennedy, cuya familia tenía una residencia en Hyannis Port, en las costas de Massachussets, frente a la isla. "Mi madre se enamoró de Martha's Vineyard", relata Caroline Kennedy en la cinta. "Le encantaba explorar el cabo, navegar por Nantucket con mi padre y participar de las actividades familiares de Hyannis Port. Pero cuando mi hermano y yo crecimos, quería un sitio para ella misma". Fue entonces cuando decidió hacerse con el lugar, de 1,2 kilómetros cuadrados, dos estanques y dunas que llevaban hasta la playa.

Te puede interesar

Para ello fichó al reconocido arquitecto Hugh Newell Jacobson, que construyó una residencia de dos plantas y de 600 metros cuadrados con cuatro habiraciones de invitados, cinco dormitorios, cinco baños y dos garajes, un embarcadero, una gran piscina y pista de tenis. Mientras que los jardines fueron creados por Bunny Mellon, que ya había diseñado el jardín de rosas de la Casa Blanca. 

Caroline recuerda que "le encantaban las paredes de piedra vieja, la garza azul que vivía en el estanque de las dunas, colocar cestas para langostas en Menemsha Pond, las leyendas del lugar, construir una casa en el árbol para sus nietos", pero reconoce que "ahora esos nietos ya han crecido y ha llegado el momento de seguir el ejemplo de mi madre y crear nuestros propios mundos. Esperamos que otra familia atesore este lugar como lo hemos hecho nosotros. Todavía es el lugar más bello de la tierra". De ahí que, ya en el 2005, reorganizaran la propiedad y, en el 2013, decidieran ceder parte del terreno a una sociedad de conservación de la isla. Y por eso han decidido ponerla a la venta a través de la casa Christie's.

Temas

Kennedy