Ir a contenido

SEMANA DE LA MODA DE BARCELONA

Diseño que emerge

Luis Miguel Marco

Cuatro propuestas de la firma Narbon, que ha debutado este jueves en la pasarela 080.

Cuatro propuestas de la firma Narbon, que ha debutado este jueves en la pasarela 080.


Eñaut y Narbon son dos nombres a retener en el panorama textil de los nuevos nombres que llegan a la moda. Ambos han desfilado en esta tercera jornada de la 080.

Eñaut Barruetabeña es un joven de 26 años de Guipuzcoa que lleva afincado en Barcelona 8 años. Estudió diseño de moda en el IED, colaboró con Josep Abril y pasó por el departamento de diseño de Bershka. El año pasado ganó el concuso Rec /080 y este jueves ha hecho su esperado debut en la pasarela con su firma, Eñaut, que creó en septiembre pasado.

"Balleneros vascos"

"Menos tricotar yo he hecho todo lo que habéis visto. He querido mirar hacia mis orígenes y recreo el pasado de los balleneros vascos que en el siglo XVI zarpaban hacia Terranova, la new found land que da nombre al desfile". Ropa masculina, aunque como él cuenta, algunas mujeres también se interesan por algunas de sus piezas, que evocan el trabajo en el mar. "Si al principio todo es blanco y puro, luego la colección se tiñe de granate para recordar la lucha arpón en mano y acaba en negro, como una muestra de lo que estamos haciendo con nuestros mares", explica el joven.

Sus hombres visten prendas de rejilla de algodón, jerséis de lana donde las líneas horizontales marineras aquí son verticales y caen como flecos-cuerda, monos que recuerdan a los pescadores, impermeables de nilón y también algún traje de algodón combinado con camisetas. "Si gano el premio al mejor diseño emergente sería maravilloso para poder afianzar la marca. De momento tengo tienda on line, pero es que hacemos prendas casi sobre pedido", explica.

Sueño lúcido

También opta al premio a mejor diseño emergente Patricia Narbon, al frente de Narbon. Llama a su colección femenina Lola y como artista multidisciplinar que es, se ha encargado incluso de la banda sonora del desfile. Lola dice, es un sueño lúcido y caben muchas cosas, desde el abrigo blanco de pelo con sombrero cordobés que ha abierto el pase hasta un vestido de lunares, pasando por una sucesión de superposiciones de estampados y detalles brillantes o de volantes rosas y transparencias y bordados con cristales. Patricia, que se licenció en junio pasado en Viena, presenta una única colección al año. De hecho sus piezas y accesorios están hecho a caballo entre Barcelona y la capital austriaca.


 

Temas: Pasarela 080