Ir a contenido

SEMANA DE LA MODA DE BARCELONA

De Viena al Cotton Club

En la segunda jornada de la pasarela se ha visto el trabajo de Killing Weekend, Sonia Carrasco, Nous Étudions, Aubergin, Mans Concept Menswear, Txell Miras y Menchén Tomàs

Luis Miguel Marco

Un diseño de la firma Mans Concept Menswear.

Un diseño de la firma Mans Concept Menswear.
Una propuesta de Mans Concept Menswear.

/


El sevillano Jaime Álvarez ha sido, en tres ocasiones, vencedor de la 080 en la categoría de diseñador emergente. Ahora opta al premio a mejor colección con su Night in Vienna. Con él y con su marca, Mans Concept Menswear ha llegado el hombre a la pasarela catalana pero desde ya hay que decir que podría aspirar a tronos más altos, París o Milán sin ir más lejos.

Parece que juegue en otra liga, la verdad, a tenor de los aplausos cosechados, el lleno total y lo audaz de su propuesta. Si en su anterior desfile nos hizo viajar hasta Goa,en India, esta vez este joven diseñador que domina como quiere la sastrería masculina nos sumerge en la noche vienesa, una noche señorial y culta, con los acordes de Mozart abriendo un desfile impactante.

"Ha habido una evolución creo yo si miramos mis tres anteriores colecciones. Esta vez he buscado hacer ropa de hombre incluyendo tejidos femeninos como la seda, la organza y guipur combinados con la lana y el paño. Hay muchos detalles, como los forros de las cazadoras son por ejemplo de algodón, mucho más cómodos", explica a la salida del desfile.

Sus hombres lucen trajes con pantalón hasta el tobillo, también faldas tableadas y chaquetas capa, trajes asimétricos y todo con una técnica perfecta y con mucha clase "He metido hasta camisas con chorreras, encajes chantilly y plumas de avestruz y transparencias". Una Viena de ópera moderna pero también acta para el Life Ball. Y encima sus hombres pisaban sobre una suela roja bien reconocible, la de los zapatos de Louboutin. Tres hurras por él.

Estampado militar

Aubergin, en cambio, sacó a pasear un estampado que parecía ya trasnochado, pero no: el militar. En las primeras salidas de su desfile, titulado Alter ego se vio en faldas combinadas con camisas blancas o en forma de chaqueta con vestido liso. Incluso lo pusieron en forma de capucha. Luego, quizá para compensar, el protagonista fue un estampado con grandes motivos florales, diseño propio.

La marca que crearon hace cuatro años Anna Uimonen y Nevean Holmes tira también de camisería masculina, de lunares y de chaquetas con apliques dorados. Todo muy fluido, muy ponible, muy comercial. 

El desfile de Nous Étudions han sido en realidad dos. El primero, un adelanto de la colección que la diseñadora Romina Cardillo presentará en unos días en la Paris Fashion Week, con un ejercicio de volúmenes y de asimetrías. La segunda parte, nada que ver, es la colección cápsula que la firma hizo con Nike y en las que las modelos parecían directamente flotar en el aire, con piezas futuristas de colores vivos con acolchados tan impactantes como imposibles. 

La sosfisticación de Menchén Tomàs

En la segunda jornada de la pasarela también se ha visto el trabajo de Killing Weekend, la firma de Alba Martínez y Xavier Martínez. Con la montaña de Montserrat a la vista, proponen una ascensión con ropa de aspecto técnico y cuerdas de escalada colgando de aquí y de allá, frunciendo también la cintura. Una colección urbana y reiterativa para hombre y mujer con unas coordenadas estampadas: las que llevan hasta su tienda de Manresa.

Txel Miras se ha puesto en plan futurista y ha tirado de plástico para cubrir muchas de sus propuestas y no solo como impermeable, también como una sobrefalda y el calzado de las modelos. No tenía un aspecto muy ecológico que digamos. Sus cortes son ya muy reconocibles y en este caso ha combinado el negro con fucsia, también estampados a cuadros y blancos. Piezas oversize con cortes asimétricos y un estampado de dos mujeres, el que da nombre a su colección llamada Posthuman.

La firma Menchén Tomàs en la anterior edición tuvo que cancelar su aparición en el último momento porque se le inundó el taller y se le desgraciaron las prendas. La colección de verano de Olga Menchén se llama The Cotton Club y se inspira en el mítico local de Harlem neoyorquino que tuvo su momento de gloria en los años 20. Como es natural en ella, patronajes muy elaborados,vestidos de fiesta con muchos y cuidados detalles, americanas sastre absolutamente femeninas, tejidos nobles como gasas estampadas, sedas, crepes, tul bordado, lentejuelas... un lujo y sofisticación del que hemos estado muy huérfanos hasta el momento en esta pasarela.

Temas: Pasarela 080