06 ago 2020

Ir a contenido

HUMOR INMORTAL

Chiquito de la Calzada sigue vivo en Málaga

Una ruta no oficial recuerda al genial cómico en su ciudad natal

Demófilo Peláez / Efe

Uno de los grafitis con la cara de Chiquito de la Calzada que hay en las calles de Málaga.

Uno de los grafitis con la cara de Chiquito de la Calzada que hay en las calles de Málaga. / EFE

El recuerdo del humorista Chiquito de la Calzada sigue vivo en distintas localizaciones de su Málaga natal, donde se le homenajea en formatos tan variopintos como retratos y corbatas dentro de bares, grafitis, o incluso un sistema de reproducción automática de sus chistes en los servicios de un restaurante.

Estas referencias conforman una ruta no oficial de Gregorio Sánchez Fernández, 'Chiquito de la Calzada', en su ciudad, en la que destaca por inusual el restaurante Palocortado, donde instalaron un sistema de chistes grabado por el malagueño, fallecido en noviembre del 2017, para amenizar el tránsito por los servicios de los clientes.

¡¡¡Pecadorl!!!

En la barriada de Lagunillas, donde se está reformando mediante el arte urbano una zona degradada cercana al centro de la ciudad, se han realizado hasta tres grafitis en honor a Chiquito, que aparece acompañado de algunas de sus míticas interlocuciones como "¡¡No puedorr!!" o "¡¡Pecadorl!!".

En el céntrico Pasaje de Chinitas, donde el pasado año comenzaron los trabajos para levantarle una estatua a tamaño natural diseñada por el escultor Juan Vega, se sitúa el local El Pasaje, que expone una corbata con la que el humorista había actuado en varias ocasiones y que le homenajea con diversas ilustraciones en mesas, vinilos e incluso en los trajes de los trabajadores.

El rostro de Chiquito, en un mural en el barrio malagueño de Lagunillas. / EFE

"Este establecimiento nace haciendo un homenaje a los personajes ilustres de Málaga y Chiquito es de los que nos pueden enorgullecer", ha señalado a Efe el gerente de El Pasaje, Pedro Trillo, que ha calificado al malagueño como "un artista en todos los sentidos, de los pies a la cabeza".

El restaurante Casa Lola en la calle Molina Lario es otro de los que rinden homenaje al cómico, con un espejo en el que se dibuja su silueta y las palabras "Chapeau Chiquito, malagueño saleroso", ya que representa la identidad malagueña, según explica el camarero de este establecimiento Juan José Postigo.

Chinitas, su fortaleza

El centro neurálgico del rastro del humorista se sitúa en el restaurante Chinitas, donde solía comer diariamente, y cuyo gerente, Ángel Sánchez, considera que fue "su refugio, su fortaleza", donde se sentía "a gusto y seguro", especialmente en sus últimos cinco años de vida tras el fallecimiento de su mujer, Pepita.

"Murió con 85 años y no tenía hijos. La palabra no es indefenso, pero estaba un poco con edad", indica Sánchez, que destaca que eso no impedía que diese "felicidad" estar a su lado y tuviese buenas palabras "para todo el mundo, desde el camarero hasta el vendedor de flores o de lotería".

De Málaga al mundo entero

Explica que a Chiquito le gustaba su fama, "ser conocido y saludar", lo que daba pie a muchas anécdotas, como cuando le preguntaba entre risas que por qué no le saludaban a turistas extranjeros que no le conocían. Para Ángel Sánchez, Chiquito era "un creador de felicidad" y "una metralleta de ingenio" que de cada cosa tenía capacidad de soltar un chascarrillo, y se siente afortunado de haber podido tratar "a Chiquito como artista y a Gregorio como amigo".

"Nos sentimos satisfechos de haber dado cobijo con la amistad y con la admiración a Chiquito de la Calzada", sentencia el administrador único del Chinitas y padre de Ángel, José Sánchez, que ha quedado retratado en un busto junto con Chiquito en este restaurante. Como testigo de esta amistad, quedan en el local un retrato del humorista -que fue colocado en el 2000, por lo que él mismo se sentaba debajo del cuadro y bromeaba sobre su apariencia: "Tengo la frente como la lengua de una vaca"- y un vinilo con la leyenda "Chiquito de la Calzá. El malagueño que hizo reír al mundo".