Ir a contenido

ESCÁNDALO TELEVISIVO EN GRAN BRETAÑA

El polémico 'reality' inglés que acaba con el suicido de un participante

Begoña Arce

Jeremy Kyle, presentador del show, en un torneo Pro-Am de golf.

Jeremy Kyle, presentador del show, en un torneo Pro-Am de golf. / AP

La cadena de televisión privada británica ITV ha suprimido definitivamente un polémico programa, tras el suicidio de un participante. En el llamado 'Jeremy  Kyle show', los invitados eran incitados a exponer los desastres de su vida privada, entre gritos, insultos, peleas y llanto.  Parejas, familias, amigos se enzarzaban en disputas y  recriminaciones sobre sus conflictos personales. Las  infidelidades requerían que el supuesto infractor se sometiera  al polígrafo, o las pruebas de ADN, si estaba en juego  la paternidad incierta de un bebé. El resultado del test se desvelaba ante las cámaras de manera más humillante. Guardias de seguridad separaban a los que llegan a las manos, algo que ocurría a menudo, mientras la audiencia aplaudía, jaleaba o abucheaba, al juzgado.

El perfil de los participantes era siempre el mismo. Personas de un nivel social muy bajo, dañados por la vida,  a menudo con problemas evidentes de autoestima, drogas, alcohol, o incluso trastornos mentales Los episodios versaban sobre asuntos como “Mi hermana adolescente es una prostituta”, o “Dos hermanos y una embarazada, ¿quién es el padre?”, o “Mi ex me escupió a la cara. ¿Debo volver con él?”. Ni que decir tiene que el programa era un gran éxito. El más popular de ITV durante el día, con un 22% de audiencia y una media de un millón de espectadores.

Sobredosis de morfina

Steve Dymond, de 63 años, había participado en el 'show'. El episodio se grabó el 2 de mayo. Diez días después fue hallado sin vida en su vivienda en la localidad inglesa de Portsmouth. Según el servicio de ambulancias llevaba varios días muerto. Lo suyo fue un suicidio por una sobredosis de morfina, de acuerdo con la prensa británica. Dymond se había sometido al detector de mentiras para demostrar a su compañera, Jane Callagham, que no le había sido infiel. La máquina indicó que la había estado engañando y después de la grabación la pareja se separó. Poco antes de morir, Dymond, que padecía depresión y necesitó de un certificado médico para participar en la emisión, le había mandado un mensaje a su ex diciéndole que no podía vivir sin ella.

Dos suicidios en 'Love Island'

ITV suspendió el lunes la emisión del episodio y retiró de todos los archivos del 'show' accesibles bajo demanda. El jueves, ante el aluvión de críticas, ITV anunció la cancelación definitiva. La cadena se enfrenta a una investigación del Parlamento británico  sobre el trato a los invitados en los 'reality'  y la forma que  afecta a personas, a menudo con problemas de  depresión, o desequilibrios con la comida.

El caso de Dymond no es único. Dos concursantes del programa 'Love Island', de la cadena ITV también, se han suicidado en los últimos meses. El último de ellos, Mike Thalassitis, de 26 años, el pasado mes de marzo.“Es un caso muy preocupante”, señaló un portavoz de la primera ministra, Theresa May, refiriéndose a la muerte de Dymond. “Cadenas de televisión y productores tienen la responsabilidad de velar por la salud mental y el bienestar de los participantes y espectadores de sus programas”. 

  Televisión basura

El 'Jeremy Kyle Show' salió a antena en el 2005, como una versión británica del 'Jerry Springer Show' de Estados Unidos. Su presentador, Jeremy Kyle, es un antiguo vendedor de seguros de vida, agresivo, vociferante, manipulador, con un historial de adicción al juego y varios divorcios. Actualmente preparaba una nueva boda con la antigua niñera de sus hijos. El programa, que trató de exportar a Estados Unidos sin éxito,  le ha hecho millonario.

El 'show' ha tenido sus problemas. En el 2007 un hombre fue juzgado por golpear a rival en el plató. En el 2009 otro hombre fue a la cárcel por golpear a su pareja después de aparecer juntos en el programa, para discutir  una  infidelidad. El propio Kyle acabó por el suelo tras ser golpeado por un invitado en un episodio titulado 'Voy a probar que no somos hermanas. ¿Puedes tú probar que no eres una drogadicta?. Las condenas por lenguaje ofensivo y confrontación violenta en la emisión han sido continuas. Lo que muchos no se explican es como ha hecho falta un suicidio para retirar de antena un programa que debía haber desaparecido hace años. 

Temas: Suicidio