Ir a contenido

UNA MUÑECA ICÓNICA QUE ABRE SUS MIRAS

Alaska, una Barbie rockera e inclusiva

La marca de muñecas celebra su 60º cumpleaños nombrando a la cantante, a una ingeniera informática y a una deportista paralímpica "referentes femeninos" de las niñas de hoy

Juan Fernández / Madrid

Alaska, Nerea Luis y Desirée Vila, con las respectivas Barbies que las representan, este jueves en Madrid.

Alaska, Nerea Luis y Desirée Vila, con las respectivas Barbies que las representan, este jueves en Madrid. / JOSÉ LUIS ROCA

Alaska es fan de las Barbies desde que jugaba con ellas de niña en su México natal, cuando ni la cantante ni las célebres muñecas habían llegado aún a España. Luego se dedicó a coleccionarlas y continuó alimentando su devoción hacia una marca que, dice, más que un juguete, es “un icono pop”. Por eso, la artista no podía disimular este jueves en Madrid su cara de satisfacción en la celebración del 60 cumpleaños de la Barbie, que la ha elegido como “referente femenino” para inspirar a las niñas de hoy. “Me habría enfadado si no me hubiesen invitado”, reconoció la cantante.

Junto a ella, la ingeniera informática Nerea Luis y la deportista paralímpica Desirée Vila posaban ante los diseños, basados en sus respectivas figuras y profesiones, que la firma juguetera ha lanzado para poner en valor la capacidad que tiene la muñeca de los 200 trajes para “ayudar a las niñas a imaginarse a sí mismas en todo tipo perfiles y haciendo todo tipo de trabajos”, en palabras de Ruth Enríquez, responsable de marketing de Mattel.

El disco con los Pegamoides

Alaska no necesitó jugar de niña con la Barbie rockera para visualizarse cantando en un grupo pop. De hecho, su favorita era la veterinaria, que es la profesión que probablemente habría acabado teniendo si no se hubiera cruzado en su camino su fascinación por los escenarios. Pero la artista sí cree que debe a sus Barbies el carácter juguetón que más tarde trasladaría a su trabajo. “En la vida, las cosas hay que hacerlas como si jugaras con ellas, solo así puedes atreverte a hacer aquello para lo que no estás preparado, como me pasó a mí con la canción. Mis Barbies me ayudaron a desarrollar ese espíritu”, confesó.

Justo es que la artista rindiera a sus muñecas favoritas el homenaje que les brindó al poco de iniciar su carrera musical, y que enseñó en la presentación de su Barbie sacándolo de su bolso como si se dispusiera a mostrar el tesoro más valioso del mundo: la carátula del primer disco de Alaska y los Pegamoides, de 1980, en cuyo reverso aparece ella posando junto a su colección de Barbies traídas de México.

Una prótesis con brilli-brilli

Si una Barbie sirve para evocar y hacer pensar, aparte de para jugar, la colección con la que la marca celebra su 60º cumpleaños lanza un claro mensaje inclusivo a las niñas de hoy en día, a las que busca empoderar. Así lo interpreta la atleta paralímpica Desirée Vila, antigua gimnasta acrobática a quien una negligencia médica le costó una pierna a los 16 años, obligándola a cambiar de deporte. Al principio se resistía a mirarse en el espejo, hasta que decidió hacer de la debilidad virtud y ahora luce orgullosa la prótesis dorada con brilli-brilli que le ayuda a caminar. Así es la muñeca que le rinde homenaje. “Una Barbie con una pierna articulada ayuda a normalizar la diferencia”, opina la corredora.

¿Una muñeca informática hará que en el futuro haya más mujeres tecnológicas? Esto piensa la experta en inteligencia artificial Nerea Luis, de 27 años, quien nunca olvidará la falta de referentes femeninos que había a su alrededor el día que decidió hacerse ingeniera. “De momento, al menos esta Barbie servirá para visibilizar que la ciencia y la tecnología también son cosas de chicas”, señala a cuento de su clon de juguete. El lema de la campaña promocional de las nuevas Barbies lo deja claro: “You can be anything”.