Ir a contenido

ENTREVISTA CON ROI MÉNDEZ

'"OT' me ha servido para dedicarme a lo que yo quería"

El exconcursante del 'talent' de TVE-1 lanza su primer disco de pop con fusión de géneros

Mireya Roca

El cantante gallego Roi Méndez, que actúa este jueves en la sala Bikini de Barcelona.

El cantante gallego Roi Méndez, que actúa este jueves en la sala Bikini de Barcelona. / JORDI COTRINA

Roi Méndez (Santiago de Compostela, 1993) salió de Operación Triunfo (OT) en enero del 2018 con muchas ganas de aprovechar la oportunidad y hacerse un hueco en el mundo de la música. Un año después, su esfuerzo se ha materializado en su primer disco, Mi lógico desorden, que se compone de ocho canciones originales junto a una versión acústica de la pieza ‘Por una vez más’. Este jueves las presenta en la barcelonesa sala Bikini.

¿Cómo ha sido el proceso de creación de su debut?

Ha sido un año de trabajo duro. Componiendo y produciendo con un equipo de gente de mi confianza y amigos a los que admiro mucho. Durante meses he estado encerrado en el estudio, ya echaba de menos salir a la calle.

¿Quiénes son esos amigos?

En realidad es un proyecto hecho entre amigos que se han convertido en mis maestros. Están Nil Moliner, Andrés Suárez, Pablo Moreno, Andrés Torrón, Gonzalo Hermida y Carlos Ares.

¿Por qué el título Mi lógico desorden?

Se debe a que soy desordenado en mi vida, pero también es porque el disco, al escucharlo, parece que está desordenado, no sigue un estilo claro. Predomina el pop, pero hay muchas influencias en cada canción. Así que puede parecer que es caótico, pero para mí es lógico, de ahí Mi lógico desorden, porque yo lo entiendo.

¿Cuál ha sido la parte más compleja del disco?

Lo que más me ha costado ha sido decidir qué canciones meter y qué estilo seguir. Al final, me arriesgué y opté por mezclar todo lo que me gustaba.

¿A quién cree que le gustará más su trabajo?

Es un disco de pop, pero tiene muchas influencias distintas. Hay composiciones que son más orgánicas y electrónicas. La fusión de géneros hace que sea un disco nada monótono.

¿Sintió miedo al lanzarse en solitario?

¡Sentí vértigo! El contraste fue muy grande, porque venía de una gira con los 16 compañeros de la Academia. El momento de volar solo da respeto y miedo… Pero al final hay que ser valiente y tirar hacia delante.

¿Cómo está reaccionando el público?

Estoy muy contento con el resultado que está teniendo el disco. Es el proyecto más importante de mi vida hasta el momento y creo que es un buen punto de partida. En general, la gente entiende lo que quería hacer y, sobre todo, lo respeta.

Roi Méndez incorpora en su gira cameos de antiguos compañeros de 'OT'. / Jordi cotrina

¿Cómo lleva las críticas?

Las constructivas, bien (risas), pero las otras, quieras o no también sirven. Está claro que todo el mundo tiene detractores y hay que saber filtrarlo, pero en general lo llevo muy bien. De hecho, me las creo casi todas. 

¿Y la fama?

La palabra fama no me gusta. La gente es muy respetuosa y cuando me para en la calle siempre es con educación. Es divertido porque a veces te saludan y al haberme visto en la tele te tratan como si te conocieran de toda la vida. Yo lo agradezco porque sé cómo van estas cosas y hay que aprovechar el momento.

¿Va a ser su primera gira en solitario?

Será la primera vez que la gente vea mi proyecto. En los conciertos de OT no podía hablar mucho porque éramos 16.

En la gira, ¿habrá alguna canción inédita?

Si hay una que hice con Nil Moliner que no está en el disco y va a estar en la gira. No la incluimos porque queríamos sacarla más adelante como sencillo.

¿Le acompañará algún extriunfito?

-Sí, claro. Saldrán muchos. En todas las giras me llevaré a alguien.

¿Ha dedicado una canción a sus excompañeros?

Sí, es una canción que se llama Quién quedará, que habla de los miedos que surgen después de OT. Además habla de mis miedos al salir, de todo lo que se te pasa por la cabeza. Se ha convertido en una de las piezas más honestas y también en una de mis favoritas.

¿Cómo recuerda las semanas después de salir de la Academia?

Todo era raro…  El contraste era muy grande. Pero reaccioné y pensé que  tenía que aprovechar mi experiencia en el concurso y seguir trabajando para dar lo mejor de mí.

¿Se ha planteado hacer alguna colaboración con alguno de ellos?

Me encantaría. Tengo buena relación con todos,  somos como una piña. A los que veo más son a Cepeda y Miki, a Natalia y Alba también las veo bastante. Cuando vengo a Barcelona siempre veo a Alfred.

Volvería a entrar en la Academia?

Volvería a entrar de cabeza, pero no a concursar. Mi paso por OT  me ha servido para dedicarme a lo que yo quería.

¿Cree que la suya fue una de las ediciones de OT con más talento?

No lo sé. Lo que si tengo claro es que fue una edición en la que además de haber mucho  talento, se mostraron muchos valores.

Usted ha pasado a ser unos de los concursantes con más sentido del humor, ¿sigue explotando su vena cómica?

Si, es mi carácter, es algo natural. A mí me gusta el humor pero he descubierto que lo puedo llevar al directo.

¿Cómo fue el cameo en Paquita Salas?

Me sentí muy cómodo trabajando. Me sentí como en una clase con los Javis.

¿Qué le ha aportado trabajar ocho años en una orquesta?

La orquesta me dio tablas y me enseñó a decir no a nada. También aprendí a trabajar duro, a ser una persona  valiente y arriesgada que aprende constantemente y no se pone barreras.