Ir a contenido

igual que su marido

Isabel II deja de conducir

La Reina solo se pondrá al volante en caminos privados de sus terrenos

EUROPA PRESS

La reina Isabel II de Inglaterra deja de conducir. / ANWAR HUSSEIN (WIREIMAGE / VÍDEO: EUROPA PRESS)

La reina Isabel II es la única persona en Reino Unido que se pone al volante sin permiso de conducir, un beneficio del que solo goza el soberano o soberana británica. Ahora que la monarca está a punto de cumplir 93 años (los hará el próximo día 21 de abril), ha decidido dejar el volante aparcado en la vía pública por recomendación de sus asesores de seguridad. Aunque seguirá conduciendo por los caminos privados de sus haciendas en Windsor, Balmoral (Escocia) y Sandringham.

La monarca sigue así los pasos de su marido, aunque en el caso del duque de Edimburgo la decisión de aparcar la conducción se produjo después de una sonada polémica tras un accidente de tráfico en el que salió ileso. El marido de Isabel II, de 97 años, conducía cerca de Sandringham y se incorporó a una carretera primaria provocando un choque contra un vehículo en el que viajaban dos mujeres con un bebé. Una de las ocupantes resultó herida.

Carta de disculpa

El accidente provocó muchas polémicas por la actitud del duque, como por ejemplo la de si debió ser multado o procesado o se le perdonaba por el privilegio de ser quien era.

Al cabo de unos días y tras las críticas en televisión, Don Felipe mandó una carta de disculpa a las mujeres afectadas en el incidente. Tras varias semanas de controversia, aceptó dejar de conducir de nuevo en la vía pública, una decisión que ahora ha copiado su esposa.

Isabel II es una gran aficionada a los coches y a conducirlos desde muy joven y así lo ha hecho desde que se alistó al ejército en la segunda guerra mundial para tareas de ayuda.