Ir a contenido

CON FINES SOLIDARIOS

La subasta de la colección de arte de George Michael alcanza los 10.8 millones de euros

La sala Christie's saca a la venta 170 lotes, con piezas de Damien Herst, Picasso y Miró

Luis Miguel Marco

Un vistante ante la obra de Michael Graig-Martin. / REUTERS / TOBY MELVILLE

Un vistante ante la obra de Michael Graig-Martin.
La verdad incompleta, de Damien Hirst.
Una obra de Bridget Riley.
Sex, de Michael Graig-Martin.

/

George Michael amaba el arte contemporaneo. Durante años, el artista británico fallecido a los 53 años la Navidad del 2016 a causa de una afección cardiaca estuvo reuniendo una colección impresionante que, en parte, ha sido subastada por la Christie`s de Londres por un montante de 10,8 millones de euros. "Estamos encantados por el éxito de la subasta", ha asgurado el presidente de Christie's, Jussi Pylkkänen. "Es una buena noticia para el gran momento que vive el mercado del arte londinense  y en particular, tantos artistas pertenecientes al movimiento Young British Art (YBA) -jóvenes talentos emergentes del panorama artístico británico-.

La subasta 'on line' empezó el 8 de marzo, pero la puja de los cuadros y esculturas más valiosos se celebró este jueves en una sesión vespertina en la mítica sala del barrio de Saint James. Eran piezas firmadas por Damien Hirst, Tracey Emin, Sarah Lucas, Michael Craig-Martin, Eva Rothschild, Marc Quinn. También una litografía de Jean Cocteau, una estampa de Picasso de la 'Suite Vollard' y otra de Joan Miró de las 'Suites de Ubu rey'.  

El músico que escandalizó a muchos con su 'I want your sex', en 1987 fue durante 20 años el artista que más sonó en las radios británicas. Era una estrella mundial, como Madonna, Prince y Michael Jackson. Vendió más de 100 millones de discos cuando la gente pagaba por ellos e invirtió muchas libras en dar rienda suelta a su sensibilidad artística. Se sintió atraido sobre todo por las propuestas de los artistas que despuntaban en Londres. "No compraba al azar. En la colección hay sexo, oscuridad, atrevimiento, irreverencia y también mucho humor... es una colección con mucha coherencia", asegura una especialista en arte.

San Sebastian, según Damien Hirst

El que fuera su mánager, David Austin,  acompañó a George Michael a muchas galerías de arte. "Recuerdo que una noche fuimos a la galería Cubo Blanco Estaba cerrada cuando llegamos allí y vimos el San Sebastián de Damien Hirst a través de las puertas cerradas. Recuerdo su decepción por no poder verlo, pero también recuerdo que lo compró. Es una pieza imponente". En efecto, Christie's fijó el precio de 'Saint Sebastian, Exqusite pain' entre 1,2 y 1,7 millones de euros, una de las piezas más caras de la colección. Dentro de un tanque de formol, el santo, todo un símbolo de la iconografía gay, es sustituido por un ternero acribillado por flechas.

Del mismo polémico autor, otra de las joyas de la colección es 'La verdad incompleta', en la que una paloma parece levitar dentro de una vitrina de formol de 2,2 metros. Se ha adjudicado por algo más de un millón de euros. 

The George Michael Collection Online Auction is now open for bidding! #GeorgeMichaelChristies⠀ .⠀ Whether you’re a music fan, an art lover or a collector, don’t miss this opportunity to own an artwork from the legendary singer-songwriter’s personal collection. Estimates start from £400.⠀ .⠀ Proceeds from this sale will be used to continue George Michael’s philanthropic work.⠀ .⠀ Browse the collection at our London gallery from 9–15 March. Entry is free and open to all.⠀ .⠀ Michael Craig-Martin (b. 1941), 'Commissioned Portrait Untitled (George)' (detail), 2007. Estimate: £40,000-60,000.⠀ .⠀ The George Michael Collection⠀ Part I: 14 March – Evening auction at Christie’s London⠀ Part II: 8–15 March – Online auction⠀ .⠀ @georgemofficial #georgemichael #art #artwork #artist #michaelcraigmartin #music #musician #collector #collecting

Una publicación compartida de  Christie's (@christiesinc) el 

El dinero recaudado se destinará a fines filantrópicos. Es lo que quería el intérprete de 'Faith', que en paralelo a su éxito no descuidó su perfil solidario. Entre los beneficiarios de sus obras destacan Childline, una organización que ayuda a niños y adolescentes con problemas, a quienes cedió también en vida los 'royalties' de la canción 'Jesus to a child'. También a una asociación a la que financiaba de manera anónima para que ayudara a personas sintecho. "El trabajo filantrópico fue muy importante para George durante su vida y fue su deseo que esta labor continuara después de su muerte", han asegurado en un comunicado los fideicomisarios de sus bienes.