Ir a contenido

príncipe arrepentido

El duque de Edimburgo pide disculpas por el accidente de coche

El marido de la reina Isabel escribe una carta a la mujer herida en el choque

El Periódico

La reina Isabel II y su marido, el duque de Edimburgo.

La reina Isabel II y su marido, el duque de Edimburgo. / AP / STEFAN WERMUTH

El duque de Edimburgo, marido de la reina Isabel II de Inglaterra, ha pedido disculpas a la mujer que resultó herida tras chocar con su vehículo el pasado 17 de enero, según ha revelado hoy el dominical británico 'Sunday Mirror'.

Este medio publica una carta enviada por el príncipe Felipe, de 97 años, a Emma Fairweather, que viajaba como pasajera en el vehículo siniestrado junto a la conductora y el bebé de esta, de nueve meses de edad.

En la misiva, con fecha del 21 de enero, el duque asegura que lamenta "profundamente" el accidente y le desea "una rápida recuperación" por su rotura de muñeca, al tiempo que confiesa que no vio "venir el coche" contra el que colisionó.

El vehículo que conducía el esposo de la soberana británica chocó con otro en la carretera A149, próxima a la residencia real de Sandringham, en el condado de Norfolk (este de Inglaterra), y, aunque él salió ileso, las dos mujeres del otro automóvil sufrieron heridas leves y fueron atendidas en un hospital cercano.

Por culpa del sol

El Land Rover Freelander del príncipe llegó a volcarse tras la colisión, provocada, al parecer, por el efecto cegador de los rayos del sol, y necesitó la ayuda de otro automovilista para poder salir del todoterreno.

Fairweather, quien sufrió una rotura en la muñeca, lamentó en los días posteriores al accidente que no había recibido aún una disculpa del duque, una queja que, quizá, le ha forzado a hacerlo ahora.

"Quiero que sepa que lamento mucho mi parte de culpa en el accidente (...) He pasado por ese cruce muchas veces y sé muy bien la gran cantidad de tráfico que usa esa carretera principal. Era un día soleado y hacia las tres de la tarde el sol estaba bajo", explica el marido de la reina.

Confiesa también que se sintió "agitado" tras el incidente, pero le "alivió mucho" saber que ninguna de las mujres resultó gravemente herida.

Sin cinturón de seguridad

"A medida que comenzaba a congregarse una multitud, un agente de policía me recomendó que regresara a la Residencia Sandringham House. Después supe que usted ha sufrido una rotura en la muñeca. Lo lamento profundamente", añade.

Dos días después de este accidente, la Policía de Norfolk volvió a contactar con Felipe para darle "unos consejos adecuados", tras publicarse unas fotografías en la que se le veía conducir por los terrenos de Sandringham sin cinturón de seguridad