RODAJE EN CASA

Miguel Ángel protagoniza 'El corredor de la muerte'

En su nuevo trabajo, el actor encarna a Pablo Ibar, preso condenado a pena de muerte en Miami por triple asesinato en 1994

Miguel Ángel Silvestre vuelve a España para protagonizar la serie ’El Corredor de la muerte, la nueva producción de Moviestar.

Miguel Ángel Silvestre vuelve a España para protagonizar la serie ’El Corredor de la muerte, la nueva producción de Moviestar.

Se lee en minutos

EUROPA PRESS

Después de estar varios años afincado en Los Ángeles labrando su carrera con series como Sense8 Narcos, Miguel Ángel Silvestre vuelve a España tal y como ha confirmado el actor a la revista Elle.

En esta ocasión, el intérprete regresa a nuestro país por motivos laborales, pues encarnará a Pablo Ibar, preso de origen vasco condenado a pena de muerte en Miami por triple asesinato en 1994. El actor protagoniza El Corredor de la muerte, una serie de Carlos Marqués-Marcet, que está basada en el best seller de Nacho Carretero.

La productora Bambú Producciones pretende conseguir el mismo éxito que obtuvo con Fariña, ficción que como esta se basa en la obra homónima de Carretero. Aunque el caso Ibar continúa en el punto de mira al ser de nuevo declarado culpable y cuya resolución tendrá lugar el próximo 25 de febrero, la historia ya está adaptáda a la televisión y el rodaje comenzará en varias semanas.

"Un hijo afortunado"

"Un hijo afortunado"Silvestre ha hablado a la citada publicación de uno de sus mayores pilares, su padre Miguel Ángel Silvestre Vara, que falleció el pasado diciembre tras una larga enfermedad: "Toda mi vida he considerado que ser padre es un acto de mucha generosidad. Pero es que el mío me dio literalmente lo que él nunca tuvo".

Noticias relacionadas

Además, el actor, de 36 años, ha confesado la estrecha relación que mantenía con él: "Yo apago el móvil por las noches, a mí nadie me puede localizar... Bueno, pues él siempre lo dejaba encendido. He llegado a llamarle a las cinco de la madrugada para comentarle que algo me preocupaba, y él cogió el teléfono y se levanto de la cama para sentarse en el salón a hablar conmigo. Así que se ha ido muy pronto. Y, sin embargo, yo soy un hijo afortunado", concluye.