Ir a contenido

EN LA BARCELONA BRIDAL FASHION WEEK

La exmujer de Weinstein mostrará sus diseños nupciales en BCN

Georgina Chapman y Keren Craig, diseñadoras de Marchesa, desfilarán el 24 de abril

LUIS MIGUEL MARCO

Georgina Chapman y Keren Craig.

Georgina Chapman y Keren Craig.

No ha sido un año fácil para Marchesa, la firma de moda que fundaron en el 2004 Georgina Chapman y Keren Craig. A la primera le estalló en casa el escándalo Harvey Weinstein en otoño del 2017, cuando su marido fue señalado como un auténtico depredador sexual por varias mujeres, algunas de ellas actrices que trabajaron o aspiraban a hacerlo en las películas que él producía. Georgina Chapman se divorció de él dos semana después, canceló su inminente desfile en la Nueva York Fashion Week y se alejó unos meses de los focos. Su nombre también quedó señalado manchado se publicó que  Weinstein había presionado a algunas actrices para que vistieran los diseños de Marchesa en los Oscars. Cuando Georgina dio la cara lo hizo en una entrevista en 'Vogue' en mayo para asegurar que se sentía "humillada", que nunca supo nada y que no reconocía al hombre con el que había compartido 10 años de matrimonio y con el que tuvo dos hijos. También aseguró que seguiría adelante con su trabajo y con su vida.

Pues bien, a Georgina Chapman, de 42 años, la tendremos en Barcelona la próxima primavera. Ella y su socia han elegido el Barcelona Bridal Fashion Week (BBFW) 2019, uno de los salones de referencia mundial, para presentar en exclusiva mundial su colección Marchesa Bridal Couture de la temporada de primavera 2020 y también una selección de vestidos de fiesta. Será el primer desfile en Europa de la línea 'bridal' de la firma, así que es de suponer que la expectación será máxima. "Con la participación de Marchesa damos un paso más allá en nuestro compromiso por la moda, el diseño y la creatividad de impacto internacional, posicionando nuevamente Barcelona en el centro de las miradas mundiales", ha adelantado Estermaria Laruccia, directora del BBFW, que se celebrará del 23 al 28 de abril en el recinto de Montjuïc de Fira de Barcelona.

Los daños colaterales

Se da la circunstancia de que el 5 de octubre de 2017, Georgina Chapman estaba precisamente junto a su socia, Karen Craig, en la presentación de su colección de novias cuando el reportaje de 'The New York Times' con las acusaciones de acoso sexual contra Harvey Weinstein –ahora en libertad vigilada y a la espera de juicio– estalló y con él el movimiento #MeToo.

Pero tras la sombra y el ostracismo al que fue condenada como un daño colateral del escándalo parece que en los últimos meses Marchesa parace que vuelve a remontar. De hecho, los vestidos de Marchesa han regresado a las alfombras rojas y eso ya es bastante significativo. Cindy Crawford asistió el pasado 10 de diciembre con un vestido de noche de Marchesa a la proclamación de su hija, Kaia Gerber, como modelo del año en la gala de los British Fashion Awards celebrada en el Albert Hall de Londres. Rita Ora también apareció con un romántico vestido con capas de tul floreado en la entrega de los premios de la música australiana.

Boicot "desconsiderado"

"Atacar a una mujer que se ha hecho a sí misma por lo que haya podido hacer alguien que formó parte de su vida no me parece la actitud correcta", defendía por su parte la actriz de origen indio Priyanka Chopra, con uno de sus vestidos prenupciales de Marchesa antes de su boda a lo Bollywood con Nick Jonas. Aunque fue la actriz Scarlett Johansson quien primero, con un vestido granate, se atrevió a dar la cara por Marchesa el pasado mayo en la gala del Metropolitan. En 'Variety' la protagonista de 'Los Vengadores' explicaba: "Para mí fue un placer apoyar una marca creada por dos diseñadoras tan importantes y talentosas. Sus prendas otorgan confianza y belleza a las mujeres". La actriz neoyorquina calificaba además el velado boicot contra la marca de "desconsiderado". Veremos qué pasa con el inicio de la nueva temporada de premios -los Globos de Oro se entregan el 6 de enero-, pero, a decir de los expertos, la redención definitiva es ya un hecho.