Ir a contenido

HOMENAJE Y REEDICIÓN DE UN GRANDE

Forges no se acaba

'La Constitución' que el cómico ilustró hace 40 años en tiras vuelve ahora a las librerías. Su familia acaba de donar 90.000 viñetas suyas a la Biblioteca Nacional

Juan Fernández

La viñeta de Forges sobre el artículo 155 de la Constitución.

La viñeta de Forges sobre el artículo 155 de la Constitución.
El artículo sobre la mayoría de edad a los 18 años.
Artículo sobre centros educativos.
Artículo 20: Se reconocen y protegen los derechos a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.

/

Hay fallecimientos que dejan huecos imposibles de llenar. El de Antonio Fraguas ‘Forges’ocurrido el pasado 22 de febrero, pertenece a esa categoría de pérdidas que, de tan inmensas, siembran dudas sobre la consistencia de la ausencia. Sus viñetas siguen hoy circulando por las redes como memes para generar reflexiones a cuento de la actualidad, su trazo continúa ilustrando eventos institucionales -suyo es el dibujo que el 8 de diciembre conmemoró los 40 años de la Constitución en los décimos de lotería- y su talla humana y artística sigue siendo hoy tan admirada como antes de su muerte.

A la prolongación de la sombra de Forges sobre la vida pública española se ha unido ahora la reedición que Espasa acaba de hacer de ‘La Constitución’, el libro que el humorista gráfico publicó en 1978 con motivo de la aprobación de la Carta Magna, en cuyas páginas proponía una relectura jocosa del texto jurídico a través de sus personajes, su peculiar lenguaje y su inconfundible sentido del humor.

Mariano y Concha

Las porfías de Mariano y su inseparable Concha le dieron cobertura hace 40 años para glosar artículos de la Constitución relacionados con el pluralismo político, sus náufragos reflexionaron entonces sobre los límites de los poderes públicos que refrenda la ley de leyes y hasta el famoso artículo 155 acabó convertido en una delirante tira cómica tras pasar por su descacharrante mirada. 

La mesa que presidió el homenaje a Forges, el miércoles por la noche en Madrid. De izquierda a derecha, Pepa Fernández, de RNE; Tomás Gallego, del Instituto Quevedo del Humor; Ana Santos, directora de la Biblioteca Nacional; Nieves Concostrina, periodista y amiga de Forges; Juan Luis Cano, humorista de Gomaespuma, y José Álvarez Junco, historiador. / DAVID CASTRO

“Mi padre es como el Cid Campeador: provoca encuentros después de muerto”, afirmó este miércoles Toño Fraguas, hijo del humorista, a la vista del llenazo que dio la bienvenida a los familiares de Forges al salón de actos del Ateneo de Madrid. La convocatoria hablaba de la presentación del libro, pero la cita sirvió para celebrar un sentido homenaje al historietista que acabó con Pilar, su mujer, y sus hijos Toño y Berta conteniendo las lágrimas. La familia acaba
de donar a la Biblioteca Nacional 90.000 tiras cómicas de puño y letra del cómico.

Una España que ya no existe

“Es lo que ocurre cuando trabajas con la ternura como él hacía: al final recibes lo que das”, enjuició Pepa Fernández, compañera de Forges en incontables emisiones del programa ‘No es un día cualquiera’, de RNE. En opinión del humorista Juan Luis Cano, el talento de Forges consistió en “usar el humor como nadie para hablar de las cosas que de verdad importan”.

Entre los asistentes al acto hubo consenso en que la ‘Constitución’ de Forges retrata una España que ya no existe, pero es aquí donde recae su valía como documento histórico. “En el futuro, estos chistes seguirán siendo una fuente de información inmejorable sobre aquel momento y aquel país”, sentenció el historiador José Álvarez Junco, amigo personal del humorista.