Ir a contenido

ENLACE DEL AÑO

Marta Ortega y Carlos Torretta festejan su boda en una hípica

Los más de 400 invitados al enlace de la heredera de Inditext se reunieron este sábado en el centro Casas Novas de Larín

 Marta Ortega  y su marido Carlos Torretta, a su llegada al banquete nupcial el sábado. 

 Marta Ortega  y su marido Carlos Torretta, a su llegada al banquete nupcial el sábado. 
La modelo Eugenia Silva.
El modelo Jon Kortajarena.
La actriz Amaia Salamanca.
Athina Onassis.

/

Tras la boda del pasado viernes, 16 de noviembre, en una ceremonia en la que solo estuvieron presentes los familiares más allegados a los novios, y el posterior -y más multitudinario- cóctel  en el Real Club Náutico de A Coruña, a la que asistieron personalidades conocidas (desde empresarios hasta modelos y actores), Marta Ortega y Carlos Torretta celebraron ayer sábado la gran fiesta de su boda en el Centro Hípico Casas Novas de Larín (Arteixo).

En este espectacular recinto, propiedad del padre de la novia (Amancio Ortega) la heredera de Inditex y el hijo de Roberto Torretta compartieron su dicha con sus más de 400 invitados, en una fiesta con normas de etiqueta: ellos debían ir vestidos de esmoquin, y ellas, de traje largo. Eso sí,  Amancio Ortega se saltó la norma: casi nunca suele vertirse de etiqueta.

 Para la fiesta, Marta Ortega, que llegó junto a su flamante marido (el sí de esmoquin), lució un vestido plateado, que cubría con una capa también de tono plateado.  El recinto de la hípica se decoró con pequeñas hogueras y antorchas. En el interior destacaban unas carpas blancas. Y todo colocado sobre unas plataformas que evitaban el contacto directo con la arena que cubre buena parte de la hípica.  

 La enorme finca de 71.000 metros cuadrados dotaba a los anfitriones y asistentes de la privacidad que deseaban, siendo la mayoría de las entradas en coche, por lo que se hizo muy difícil contemplar bien los estilimos y rostros de los invitados, sin embargo fueron muchos los que no pasaron desapercibido como Jon Kortajarena, Amaia Salamanca o Eugenia Silva.

Tampoco pasó en balde para ningún asistente las sorprendentes actuaciones de Chris Martin, Norah Jones y el Dj Mark Ronson. Artistas internacionales como unos caché solo al alcance del gran Amancio.

Para esta ocasión la protagonista del fin de semana volvió a confiar en Valentino, que ha creado los tres 'looks' que ha lucido en su boda, supervisando el propio Pierpaolo Piccioli los estilismos de la heredera, desatándose para la tercera ocasión por el metalizado.

La cena, a cargo del chef Albert Adrià y la repostera Cédric Grolet, estuvo ambientada en la naturaleza gallega, reconstruyendo todo un bosque.

Previamente a la fiesta, los invitados se pasearon por las calles más céntricas de A Coruña, disfrutando, tanto del buen tiempo, como de la gastronomía de la ciudad. Así, se pudo ver a la modelo Eugenia Silva y su pareja Alfonso de Borbón, los diseñadores Stefano Pilati, Belen Domecq Zurita y Narciso RodríguezJon Kortajerena, Athina Onassis, Samantha Vallejo-Nágera, Marco Severini ('ex' de Nieves Álvarez), Isabelle Junot... El mismísimo padre de la novia, un relajado y sonriente Amancio Ortega,  también se paseó (eso sí, solo) el sábado por la mañana por la Ciudad Vieja de la capital gallega. 

Con esta celebración que puso el broche de oro a una discreta relación que comenzó en el 2016.