TRADICIÓN EN LA CASA BLANCA

FOTOS | Así celebran Halloween en la Casa Blanca

Donald y Melania Trump reciben con golosinas a decenas de niños disfrazados

La Casa Blanca, una gran calabaza

La Casa Blanca, una gran calabaza

2
Se lee en minutos
Luis Benavides

La Casa Blanca se tiñó de naranja para celebrar, como manda la tradición, Halloween. El presidente Donald Trump y Melania Trump, con una sonrisa de oreja a oreja y cogidos de la mano, algo que no pasó desapercibido para los fotógrafos allí congregados, ejercieron de anfitriones y repartieron dulces entre los más pequeños con dos días de antelación. Esta jornada festiva, muy celebrada en Estados Unidos, ha regalado muchos momentos entrañables e imágenes muy curiosas.

Donald Trump y Melania Trump, rodeados de calabazas de todos los tamaños / AP

El 45º presidente de los Estados Unidos y la Primera Dama repartieron entre los más pequeños barras de chocolate de Hershey y Twixxlers con la peculiar -por afilada- firma de Donald Trump. Entre los asistentes, muchos disfraces de superhéroes, astronautas e incluso cuerpos especiales, los S.W.A.T., en miniatura.

Trump entrega una golosina a un niño desfrazado de S.W.A.T. / reuters

Los agentes del mal llamado servicio secreto de policía, armados hasta los dientes, no se disfrazaron para pasar desapercibidos durante la dulce y terrorífica celebración. Sus uniformes de riguroso negro contrastaban con el colorido de los extravagantes visitantes, que al grito de '¡truco o trato!' se dirigieron a los actuales inquilinos de la Casa Blanca. 

Un policía vigila la recepción en la Casa Blanca / reuters

Uno de los momentos más divertidos de la jornada fue cuando el líder republicano, de 72 años, blandió con un sorprendente entusiasmo un bastón de mando con una cobra dorada en la empuñadura. Su propietaria era una niña ataviada con una túnica y una corona de faraona.

Trump y el bastón de mando egipcio / eFE

Entre los asistentes a la recepción, la segunda del matrimonio Trump como inquilinos de la Casa Blanca, algunas calaveras típicamente mexicanas o catrinas, relacionadas con el Día de los Muertos, una fecha mexicana hasta la médula que se celebra los días 1 y 2 de noviembre.   

Calavera mexicana frente a la Casa Blanca / Ap

La banda de música de la U.S. Air Force, conocidos como Rolling Strings, fueron los encargados de poner la música a la recepción. Estos militares con sentido del ritmo atacaron con sus instrumentos de cuerda la archiconocida banda sonora de las películas de Harry Potter y otras composiciones, tan tétricas como 'El fantasma de la Ópera' y 'La família Addams'.

Unos violinistas de los Rolling Strings (en la escalera) ponen la banda sonora a la jornada / Afp

Noticias relacionadas

Con el atardecer, la Casa Blanca se convirtió en una gran calabaza gigante.Esta divertida tradición comenzó en 1958 cuando la entonces Primera Dama Mamie Eisenhower decidió decorar el emblemático edificio, residencia oficial y principal lugar de trabajo de los Presidentes de EEUU desde 1800. 

La entrada principal de la Casa Blanca, iluminada y decorada para la ocasión / reuters