PRESIDENTE DE LA FUNDACIÓN LUCHA CONTRA EL SIDA

Bonaventura Clotet: "La vacuna no será la única solución"

El doctor y Jesús Vázquez son los anfitriones de la gala People in Red el próximo 19 de noviembre

El doctor Bonaventura Clotet.

El doctor Bonaventura Clotet. / JOAN CORTADELLAS

Se lee en minutos

Luis Miguel Marco

El doctor Bonaventura Clotet ( Barcelona, 1953) se acomoda en un antiguo depósito reconvertido en sofá circular de la antigua fábrica Damm para hablar de lo que más sabe, del sida, que lleva investigando desde que se tomó con el primer caso en España. Y de la gala Red in people para recuadar fondos que organiza la fundación que preside.

Vamos con la pregunta que más le harán. ¿Y la cura para cuándo?

Ya he dicho que de aquí a cinco años tendremos la prueba de concepto de la vacuna y después los titulares, como no cabe todo, lo reducen a: en cinco años habrá vacuna. Ahora puedo decir que está en fase de ensayo en humanos y que por tanto la tenemos. Lo que pasa que la vacuna, que es una palabra mágica, no es toda la solución al sida.

-La solución es más complicada.

-Nosotros buscamos que una persona que esté infectada elimine todos los virus que tiene escondidos dentro de unas células refugio y se cure. La vacuna terapéutica que tenemos en fase de ensayo ayudará a conseguirlo, pero no será la única herramienta. La cura necesita combinar varias estrategias para acabar con esos escondites del virus: vacuna, anticuerpos neutralizantes, inmunoglobulinas modificadas y fármacos que hagan salir de allá donde está el virus. El orgullo para mí es decir que desde el IrsiCaixa estamos trabajando en todos estos frentes, y con resultados. Entonces la prueba de concepto para cuando, pues en los próximos 10 años. 

-Es preciso tiempo, ¿también mucho dinero?

-Sí. Nosotros también estamos trabajando en vacunas preventivas. Estamos experimentando con ratones con inmunoglobulinas que atrapan todos los virus y hemos demostrado que son muy eficaces. Pero ahora hay que pasar a otras fases y llegar al ensayo en simios y después en humanos. Todo eso requiere tiempo y la manera de acortar los plazos es dinero. 

-¿Y no se cansa de pedirlo?

-No. Llevo 37 años investigando. En el 91, con mi mujer, hicimos la primera exposición benéfica de pinturas de todo el Estado para recaudar dinero, creo que fueron 16 millones de pesetas. Ese dinero permitió iniciar muchos proyectos de investigación. Ese dinero del fundraising, del mecenazgo, de la filantropia son necesarios porque si pides dinero a organismos oficiales, a becas europeas, todo es mucho más lento y pierdes competitividad.

-¿Esto es una carrera en la que los laboratorios no enseñan sus cartas?

-Claro que no. No se comparte toda la información y menos los detalles. La gente enseña las cartas cuando tiene las patentes. La investigación es muy competitiva. Creas la patente, creas puestos de trabajo y creas riqueza. 

-No debe ayudar que para mucha gente sida sea igual a enfermedad crónica.

-Por desgracia estamos viendo que todas las noticias, por más graves que sean, pierden su valor y su impacto en poco tiempo y no pasa nada. Se sigue ahogando gente en el Mediterráneo que huye de la miseria y de los horrores de la guerra. Tenemos en nuestras ciudades ejemplos de pobreza extrema y nadie se inmuta.  Y nos parece normal que de sida se muera cada año cerca de un millón de personas en todo el mundo. 

-Una de cada cuatro o cada cinco personas que está infectada no lo sabe.

-Por eso es tan importante las campañas para que la gente se haga la prueba y se pueda poner en tratamiento. En Catalunya, en España quien tiene el virus se le ofrecen los mejores tratamientos que hay. Pero hay que mirar más allá. En el 2010 había en tratamiento en el mundo casi ocho millones de personas, en el verano del 2018 hay 22 millones, pero es el 45% de la gente que está infectada y no lo sabe. Además, y desgraciadamente, el tipo de fármaco que se envia a los enfermos en África, en India o en China no es el que recibiría un paciente que se infecte en Barcelona o en cualquier otro lugar de Europa o Estados Unidos. Son los tratamientos iniciales. 

-Eso es una tremenda injusticia.

-Por eso hemos de luchar para que todo el mundo tenga acceso a los medicamentos más eficientes y menos tóxicos. Las compañías farmacéuticas hacen esfuerzos e intentar ofrecer otros genéricos, pero hay tanto por hacer...

-Lo próximo es la gala People in Red. Todos de rojo por la causa. ¿Cómo llama a la participación?

-Apelando a todos. La idea surgió con un amigo que es Jordi Barceló ya hace cuatro años. Y es una gala más internacional, que se difundirá en 'streaming' y que pretende llegar a mucha gente. Porque cuanto más te hagas oir más prevención haces.

-¿Por qué aumentan las enfermedades de transmisión sexual?

-Porque no se usa el preservativo. Lo ideal sería hacer campañas en las escuelas entre los adolescentes, a partir de los 11 años, sobre educación sexual, información más madura, más útil, más adulta, aunque eso son políticas...

-Significarse políticamente junto al PdeCat le ha traído algún quebradero de cabeza?

-No. La ciencia no tienen color político. Hacer investigación, que es lo que más me gusta, es un bien para todos. 

-¿Sabe que tiene una edad en la que muchos doctores ya ha colgado la bata?

- Yo sé que moriré con las botas puestas. Espero poder seguir trabajando muchos años. El gran ejemplo lo tenemos en Estados Unidos. Alguno de los mentores más importantes que he tenido allí tienen 75 años o incluso más y ahí están dirigiendo equipos e investigando. Creo que tendría que poder jubilarse quien quisiera, pero aquella persona que sigue siendo válida para el sistema debería poder seguir.

-Sigue luchando contra el virus, ¿también contra la ley de mecenazgo?

-Sí. Es algo que se debería solventar de una puñetera vez. Pero además de una ley es importante inculcar la cultura calvinista que funciona en Estados Unidos y en la que, si has triunfado en la vida, debes dar dinero a la universidad donde te has formado o a la organización que quieras. Y si no puedes ayudar con menos ayudas con menos. De ahí la campaña de ayuda al sida a través de los SMS.

- ¿Qué le dice a quien piensa que el sida no va con él o con ella?

-Que está equivocado. Que cuando empezamos la investigación, gracias a la Obra Social de La Caixa y a la Generalitat, hace más de 25 años, nos centramos en el sida, pero que estamos trabajando también en curas terapéuticas contra el cáncer. Gracias al modelo de vacuna en el que hemos trabajamos le podemos enseñar qué parte del virus debe atacar, pero también le podemos indicar qué parte del tumor debe atacar. Avanzamos en enfermedades que afectan a toda la sociedad. 

-Se imagina una llamada a Badalona en la que le anuncian el Nobel de Medicina.

-Si alguna vez recibimos un premio internacional siempre será gracias a todo el equipo, que son unas 150 personas.

Noticias relacionadas

-¿Miguel Bosé, que estuvo al frente de la gala,  les ha dejado?

-Qué va. Yo le estaré eternamente agradecido. Él hizo grande a la gala. Pero en la vida todo son procesos y ahora hemos mutado hacia otro concepto, el People in Red, con Jesús Vázquez al frente. Y con Toni Cruz y toda la gente que nos ayuda desinteresadamente, que es mucha, para apoyar la biomedicina y en definitiva, una vida mejor y más sana.