Ir a contenido

Carme Ruscalleda consigue (al fin) mesa en el Sant Pau

La cocinera presenta el libro 'Felicidad', "un repaso personal y profesional" a 30 años

Pau Arenós

Carme Ruscalleda, el martes en el restaurante Blanc del Hotel Mandarin, en Barcelona.

Carme Ruscalleda, el martes en el restaurante Blanc del Hotel Mandarin, en Barcelona. / MARTA PÉREZ / EFE

El 23 de octubre, Carme Ruscalleda se sentará a comer en el Sant Pau por primera vez con su socio y marido, Toni Balam. Ha pillado mesa por los pelos: cierran la noche del sábado 27. Lo contó el martes por la noche en el Hotel Mandarin durante la presentación de su último (¿último?) libro, ‘Felicidad’ (Planeta Gastro / Columna). Una anulación de última hora les ha permitido la experiencia compartida. Cada mes, Balam prueba el menú para dar su opinión y corregir. “¡Nunca nos ha dado un diez!”, reía la cocinera. Puede que esta vez sí, intimidado por comer con la jefa.

‘Felicidad’, escrito por la periodista Rosa Rivas y con fotazas de Carles Allende, “relata la filosofía de la casa”, según la chef. Rivas explicó que no es un recetario (tiene recetas) ni un testamento (pero narra el fin de una época): “Un repaso personal y profesional”. La periodista enumeró algunas de las virtudes que ha encontrado en el establecimiento de Sant Pol de Mar: “Poesía, juego, ironía, seriedad, experiencia”.

Carme Ruscalleda y Toni Balam, en una imagen del libro 'Felicidad'. / CARLES ALLENDE

Y optimismo. Porque este es el relato dichoso de un proyecto triunfal que termina tras 30 años por la voluntad de sus protagonistas: “Ni Toni ni yo contemplamos el fracaso. Siempre pensamos que saldríamos adelante. Teníamos un domingo de pena, con un solo cliente, y esperábamos a que llegara el martes para levantar la persiana”. 

Preguntada de nuevo por la jubilación, contestó con un símil automovilístico: “Si antes íbamos con quinta velocidad, ahora con tercera y mirando el paisaje”. Siguen en Tokio y en Barcelona, con Blanc y Moments, al mando de Raül Balam.

Por casualidad, el 27 de octubre cumplirán 43 años de casados. Lo celebrarán con la comida (nada íntima) del 23.      

Temas: Cocineros