Ir a contenido

CUERPO Y MENTE

Pilates sobre el mar

Este verano triunfa el sup pilates, que se realiza encima de una tabla de paddle surf

Mireya Roca

Pilates y paddle surf se unen para crear una de las tendencias del verano / JOSÉ ACCINI

En verano se practican actividades deportivas inimaginables en otras temporadas del año, como el sup pilates, que muchos ya practican en el litoral barcelonés. Se trata de una disciplina completa, pues fusiona los ejercicios de pilates con lo mejor de entrenar sobre una tabla de Stand Paddle Sur, lo que permite ejercitar el físico y la mente en contacto con el agua. 

Elvira Ràfols, que viene del mundo del márketing y la danza, imparte clases de sup pilates en las playas de la Barcelona, Badalona y El Masnou, y afirma que “este método, que siempre ha estado muy ligado a los bailarines, cuida nuestro cuerpo".

El sup pilates se practica “sobre una tabla de paddle surf hinchable y más ancha que las de surf con lo que se consigue un mayor índice de flotabilidad”, explica la instructora, titulada por la Federación Española de Pilates Mat (pilates sobre colchonetas). “Paralelamente me formé en pilates sup”, apostilla.

“El hecho de entrenar sobre una superficie inestable como el mar hace que el trabajo de nuestro core (centro del cuerpo) y la espalda se intensifique, ya que la posición que adoptamos sobre la tabla hace que ejercitemos toda la musculatura estabilizadora del troco y la columna”, describe. Y añade: “Además, resulta muy gratificante y desestresante. Al salir de la clase, la sensación de todo el mundo es que has trabajado mucho, pero sales muy relajado, y esto se debe a los múltiples beneficios que el agua del mar aporta a nuestro organismo”, detalla.

Enjoying my new way #pilatesup #pilatesinstructor #otherpilates �� @romeopix

Una publicación compartida de  Elvira Ràfols (@otherpilates) el 

Los beneficios son numerosos. “Esta disciplina cuida el cuerpo y ayuda a mejorar los hábitos posturales incorrectos. Aumenta tanto el equilibrio como la flexibilidad y la agilidad, y se trabajan intensamente todos los músculos, por lo que su práctica previene las lesiones. Además mediante la fusión cuerpo-mente se consigue un mayor conocimiento de nuestro cuerpo”, cuenta Ràfols, madre de tres hijos.

Integración cuerpo-mente

En estas clases sobre el mar, a los beneficios del pilates se suma un plus de cardio para ayudar a la mejora cardiovascular. “La diferencia del pilates con cualquier otra actividad de fitness radica en estar muy concentrado. Es un ejercicio preciso donde la conciencia corporal es fundamental” y aclara que “no se trata de imitar a un instructor, sino que implica una integración cuerpo-mente”.

Ràfols, que asegura que su pasión se ha convertido en su profesión,  insiste que esta disciplina, de carácter estival, ya que se practica desde abril y hasta octubre, va dirigido a todo tipo de público. “Obviamente, sacará más provecho la persona que tenga alguna experiencia deportiva, pero la ventaja es que el pilates se adapta al acondicionamiento físico de cada persona”.

Y en el caso del pilates sup? “Es igual, solo empezar nos ponemos de rodillas y a remar, nos colocamos en la zona donde está la boya y desde allí empezamos el entrenamiento. Y el recorrido de vuelta es idéntico”, concluye.

0 Comentarios
cargando