MADRES DE OTRO MUNDO

Los extraños pospartos de las famosas

La duquesa de Cambridge se suma a la larga lista de modelos y presentadoras que se muestran pletóricas y estupendas tras dar a luz

La duquesa de Cambridge abandona el hospital el pasado lunes junto a su marido, el príncipe Guillermo, a las siete horas de dar a luz a su tercer hijo.

La duquesa de Cambridge abandona el hospital el pasado lunes junto a su marido, el príncipe Guillermo, a las siete horas de dar a luz a su tercer hijo. / EFE / WILL OLIVER

3
Se lee en minutos
Olga Pereda
Olga Pereda

Periodista

Especialista en educación y crianza.

Escribe desde Madrid

ver +

Parir es bestial. Requiere un esfuerzo emocional y físico titánico. El cuerpo se divide en dos y en la mayoría de los casos, el dolor físico es inmenso. Una vez que el bebé ha nacido, la parturienta afronta una nueva etapa tan bonita (en el mejor de los casos) como dura, complicada y angustiosa. Se llama puerperio y se alarga durante muchas semanas. O meses. Hasta aquí, la vida real. Ahora abrimos la sección de Gente de la prensa y las revistas del corazón y nos encontramos con 'Matrix', la maternidad paralela en la que viven muchas famosas, inmersas en una especie de carrera para ver quién está más divina después de dar a luz. Los titulares elogiosos bendicen sus cuerpos, sus increíbles recuperaciones y sus felices maternidades. Que se fastidien, pues, las mamás mortales, las que llevan espantosas bragas posparto y compresas tridimensionales. Las que han perdido fuerza en el suelo pélvico y las que han aumentado su cuerpo en dos tallas.

 ► Más informaciones de Mamás, papás y niños

Mamás, papás y niños

Parecía que la maternidad-Matrix era solo cosa de modelos. Pero no. El pasado lunes, siete horas después de parir la Duquesa de Cambridge salió del hospital. Lucía barriga de embarazada (lo normal) y una cara tan estupenda, unos ojos tan maquillados, unos pendientes tan brillantes, una sonrisa tan amplia, un pelazo tan limpio y unos tacones tan altos que nos hizo dudar de si era humana. Siete horas después de parir, las mujeres normales apenas pueden ponerse en pie. Algunas están felices. Otras no tanto. Pero todas están sangrando, doloridas y, en algún caso, cosidas. 

Eva González

 

A la prensa del corazón pocas cosas le gustan más que una recién mamá feliz y divina. “La verdad, observándola, a nadie se le podría pasar por la cabeza que esta mujer dio a luz a su primer hijo el pasado 4 de marzo”, advierte una revista sobre Eva González. La presentadora de Master Chef reapareció en la boda de un amigo “espléndida y con su tipazo de siempre”. “Ha recuperado su figura en un tiempo récord. La felicidad se le sale por los ojos”. Seamos justos: es cierto que González está espectacular. Es presentadora y su cuerpo es su trabajo. No olvidemos que su caso no responde al común denominador de la maternidad.

Pilar Rubio

 

Pasamos las páginas de la revista y vemos otro caso de parturienta divina: Pilar Rubio. “Cuesta trabajo creer que la presentadora diera a luz a su tercer hijo el pasado 25 de marzo. Ha recuperado la normalidad de su vida y también casi por completo su figura”, leemos en un reportaje en el que se ensalza sus vaqueros ajustados. Bravo por ella también. A lo mejor tiene detrás un equipo de nutricionistas, fisioterapeutas o médicos estéticos. Y muchas horas para cuidarse. O a lo mejor no, a lo mejor son los genes, una constitución esbelta, un cuerpo agradecido y una disciplina férrea. Pero no es lo normal. Perder peso después del embarazo es un proceso largo y difícil. Tras dar a luz las mujeres no pueden seguir un régimen espartano. Tampoco volverse locas con el deporte.

Ariadne Artiles

Noticias relacionadas

 

Pero en Matrix todo es diferente. Ariadne Artiles también es portada de las revistas por “volver a lucir tapizo en bikini tan solo tres meses después de dar a luz. Constancia y disciplina han sido los secretos de su recuperación”. En esa carrera absurda e injusta para ver qué mamá está más maciza, la modelo canaria usó las redes sociales para mostrar una espectacular foto suya en bikini a los dos meses de parir. “No ha dejado de cuidarse durante el embarazo. Ha tenido una alimentación equilibrada y ha prescindido de ciertas infusiones”, alabó la prensa en aquella ocasión. Una frase que las mamás mortales leyeron con estupefacción e incredulidad. Pero Artiles no fue la única mamá que ha querido mostrarse en biquini. También Irina Shayk se fotografió en traje de baño tumbada en una colchoneta al sol. Hacía solo tres semanas que había dado a luz y el tipazo era de órdago. Y de Matrix, claro, porque las parturientas del mundo real no se ponen bikini a las tres semanas. Ni se tumban al sol. No tienen tiempo. Ni cuerpo.