Ir a contenido

ARTE EN ALIMENTARIA

Mariscal y Urmeneta, a la tinta de sepia

Los artistas realizaron un mural a cuatro manos en vivo y en directo con el líquido azabache en la que recrearon el universo marino con su ya inconfundible sello

Inés Álvarez

Javier Mariscal y Mikel Urmeneta, con su mural, en el estand de Nortindal, en Alimentaria, el martes, 17 de abril.

Javier Mariscal y Mikel Urmeneta, con su mural, en el estand de Nortindal, en Alimentaria, el martes, 17 de abril. / RICARD FADRIQUE

Se pusieron Javier Mariscal y Mikel Urmeneta manos (las cuatro) a la obra, y del enorme panel amarillo que colgaba el martes del estand de la firma Nortindal, en Alimentaria, comenzaron a emerger pulpos, sepias, calamares, cangrejos, tiburones pececitos y hasta una sirena con el sello propio de los dos artistas. Y aunque no sudaron tinta, porque para ellos un mural (aunque fuera su primero conjunto), ya es pan comido, sí utilizaron el líquido azabache extraído de la sepia para recrear su divertido universo marino. 

Y es que el valenciano, referente creativo a nivel mundial y Premio nacional de Diseño, y el navarro, una de las 100 personas más creativas, según la revista 'Forbes', no lo dudaron cuando la compañía fabricante de tinta les pidió que elaboraran el mural en vivo y en directo: "Que un empresa con tanta tradición encarge una obra de este estilo es de una gran valentía", valoraba Urmeneta, el que fuera uno de los fundadores de la firma Kukuxumusu (la del torito azul con los cuernos amarillos y las vacas más que locas). Tanto, que será la imagen corporativa de Nortindal.

Dos estilos a una

Del 'pincel' mojado en tinta (de sepia, claro), se iba entremezclando la divertida fauna de cada uno. Al principio, era fácil distinguir su autoría: ahí estaba el Gambrinus mariscaliano bailando con un pulpo con sombrero cordobés y los tiburones a lo Katukati Saguyaki (la actual firma de Urmeneta). Pero luego, al interactuar uno en el dibujo del otro, costaba discernir qué era de quién. Y aunque una imagen vale más que mil palabras, el humor gamberro que profesan ambos artistas se plasamaba en leyendas del tipo: "Ojo, que mancho... y también huelo" (porque de la tinta emanaba olor a mar). "Yatecomoya.com" (dicho por un pez a un calamar).

Los artistas pintan el mural a cuatro manos y con tinta de sepia / RICARD FADRIQUE

El mural, una vez sellado y protegido con metacrilato, será expuesto con orgullo en Nortindal Sea Products, la firma guipuzcoana que lleva medio siglo extrayendo tinta de las mejores sepias (las del sur de la India y de la costa del Sáhara), que exporta a más de 40 países. "Además de para el arroz negro, el risotto y los chipirones, hay un restaurante japonés que la usa para poner al plato un QR (comestible) que informa sobre sus ingredientes, y con ella se hacen también las 'blackburguers' de Halloween del MacDonald's y el pan negro que se sirve en Asia con el pescado", relatan Jorge Malles y Eva Altolaguirre, directivos de la firma.  

Un dúo muy creativo

Esta no es la primera vez que Mariscal pinta con 'tinta marina': "Es muy gustoso usarla. Mi hija ya se inventó una cuchara con un agujero para dibujar con tinta o café. Yo suelo hacerlo con el café que queda en la taza, en una servilleta", confiesa. Su hija le riñe, pero los camareros seguro que se la guardan por si se revaloriza.

A Urmeneta le hacía mucha ilusión crear algo con el padre del Cobi. El tema era claro, pero ¿se pusieron de acuerdo en qué harían previamente? "Dos minutos antes, como siempre", reconoce el navarro. Su próximo proyecto les llevará a Nueva York, de la mano de José Andrés, pero ahí no trabajarán juntos: Mariscal creará el mural del restaurante del mar y Urmeneta, del de enfrente, el de las tapas. Y de su imaginación seguirán surgiendo murales, carteles, camisetas... y una nueva película de animación en el caso de Mariscal. Que el arte no pare.

   

0 Comentarios
cargando