Ir a contenido

Boda real en primavera

Enrique: "En cuanto la vi supe que era la única mujer de mi vida"

El príncipe Enrique y Megan Markle hablan de su compromiso de boda en la BBC

Begoña Arce

Enrique de Inglaterra y Meghan Markle, en la sesión de fotos en Kensington Palace. / DANIEL LEAL-OLIVAS

Enrique de Inglaterra y Meghan Markle, en la sesión de fotos en Kensington Palace.
El príncipe Enrique y Meghan Markle (izquierda), el pasado 25 de septiembre.
Detalle del anillo de pedida.
El príncipe Enrique, con su prometida Meghan Markle.
Megan ha lucido una garbadina blanca, zapatos de tacón y vestido verde botella.
Los prometidos, en los jardines del palacio de Kensington.
Enrique y Megan Markle, sonrientes.
El ’royal fan’ Johns Loughry, con una imagen del príncipe Enrique.
Los medios gráficos, a las puertas del palacio de Kensington.

/

Una actriz californiana y divorciada de 36 años es la nueva incorporación a la plantilla de la familia real británica. El príncipe Enrique, hijo de Carlos y Diana de Gales y quinto en la línea de sucesión al trono, se casará la próxima primavera con Meghan Markle, según han anunciado este lunes desde Clarence House, la oficina del padre del novio.

Pocas horas después de conocerse la noticia de su compromiso, sobre la que la prensa inglesia venía especulando hace un tiempo, Meghan Markle y el príncipe Enrique han posado por vez primera ante decenas de medios gráficos en el Jardín Blanco dedicado a Diana de Gales, situado en el palacio londinense de Kensington. Un homenaje sin duda del príncipe hacia su madre.

La única mujer de mi vida

Poco después la pareja  ha concedido  una edulcorada entrevista exclusiva a la BBC donde el príncipe ha reconocido que se enamoraron "increíblemente rápido" y que parecía que "las estrellas estaban alineadas". Según han explicado en la cadena pública se conocieron en una cita a ciegas organizada por un amigo común en Londres. "En cuanto la vi supe que era la única mujer de mi vida", ha dicho él.

Sobre cómo y cuándo se produjo la pedida de mano, la pareja ha asegurado que fue algo muy casero, mientras asaban un pollo. "Fue una noche normal y típica de domingo" en el palacio de Kensington. "Fue una sorpresa increíble. Fue muy dulce, natural y muy romántico", declaró Meghan luciendo una espléndida sonrisa de cine.  Enrique añadió: "Cuando se lo estaba proponiendo, ella ni me dejó terminar y dijo:'¿puedo decirte que sí?». Según ha contado, "luego hubo muchos abrazos y ella ya pudo lucir el anillo. "Creo que la cogí realmente por sorpresa". 

El príncipe también ha dejado claro que Meghan Markle "será increíblemente buena en su nuevo rol y con su nuevo trabajo". "Con este papel distinto podré concentrar más energía en las causas que son importantes para mí", ha explicado ella. Uno de los momentos más emotivos de la entrevista ha sido cuando Enrique ha asegurado que estaba convencido de que ella y su fallecida madre, Diana de Gales, habrían sido "muy buenas amigas". 

Ya a primera hora de la tarde, para su posado, la pareja eligió el Jardín Blanco en homenaje a Diana. Meghan mostró brevemente su anillo de compromiso, de oro amarillo y tres diamantes, diseñado por el propio Enrique. Dos de las piedras preciosas  pertenecieron a Diana.  

Ante multitud de cámaras, la pareja se mostró sonriente en todo momento con los periodistas y las personas que se congregaron  para verles y darles la enhorabuena.  Markle  escogió para la presentación una gabardina blanco crudo de la firma canadiense Line The Levell, un vestido verde botella y unos zapatos de tacón de la marca italiana Aquazzura. Por su parte, el príncipe ha optado por un traje chaqueta en azul marino.

 
 
 

 Prince Harry and Meghan Markle have appeared at a photocall in the Gardens of Kensington Palace, this afternoon - the day their engagement has been announced.

 

Una publicación compartida de Clarence House (@clarencehouse) el 

En un club del Soho

La pareja se conoció efecticamente en el club londinense de Soho House en julio del año pasado gracias a un amigo común y afianzó su relación unos meses después en Canadácuando Enrique estaba promocionando los Juegos Invictus 2017 en Toronto, ciudad donde ella residía y donde se rueda Suits, la serie de televisión en la que participaba hasta hace poco. Hace ahora un año, en noviembre del 2016, el príncipe Enrique confirmó el noviazgo con la actriz en un comunicado.

El té con la reina 

Los novios han recibido el necesario beneplácito de la reina Isabel II, con la que Meghan estuvo tomando el té el pasado octubre. El compromiso se formalizó en secreto a principios de este mes en Londres, de acuerdo con el comunicado. Sólo la soberana y otros miembros muy próximos de la familia lo supieron.

Los detalles de la boda serán anunciados, "a su debido tiempo", según los portavoces reales. Las apuestas se inclinan por el mes de mayo, dos meses después del nacimiento previsto del tercer hijo que esperan el príncipe Guillermo y su esposa Catalina.

Una vez casados, Meghan recibirá el título de Su Alteza Real y realizará plenas funciones públicas en las actividades de la familia real. El matrimonio vivirá en Nottingham Cottage, parte de las dependencias del palacio de Kensington, donde también residen los duques de Cambridge. Se trata de una vivienda ubicada dentro del complejo que compone el palacio, pero gracias a los jardines que lo rodean la propiedad conserva su intimidad al margen del resto del palacio y, además, se encuentra bastante cerca del jardín construido en homenaje a Diana de Gales."Va a ser estupendo el conocer a Meghan y ver lo felices que son ella y Enrique estando juntos", afirman los duques en un comunicado. "Encantados y muy felices" se declaran también la reina y su marido, abuelos del novio.

Aceptación de la familia de ella

El compromiso matrimonial ha recibido por supuesto la bendición de los padres de Megham, Thomas Merkle y Doria Ragland, que se divorciaron hace tiempo. La propia actriz también se ha divorciado y parte de su origen, por línea materna, es afroamericano. Meghan es también católica, algo que en otros tiempos habría apartado a Enrique de la sucesión al trono. En el 2015, sin embargo, las normas a este respecto cambiaron, permitiendo a los miembros de la familia real casarse con católicos sin perder por ello el derecho a convertirse en rey o reina. Antes de inciar su carrera como actriz, Meghan se graduó en la universidad en el 2003, con una licenciatura en comunicación. Enrique nunca fue a la universidad y ha desarrollado en el pasado una carrera en el ejército.

La  aceptación de la actriz como miembro de la realeza británica demuestra hasta que punto han cambiado las costumbres,  desde los tiempos en que el rechazo frontal al compromiso con otra americana divorciada, Wallis Simpson, obligó al rey  Eduardo VIII a renunciar al trono, una abdicación que provocó una grave crisis constitucional.