Ir a contenido

Entrevista

Paco León: "Yo siempre me he considerado un tipo muy sosito"

El actor y director protagoniza la comedia 'Toc Toc', de Vicente Villanueva

Beatriz Martínez

El actor Paco León, en el reciente Festival de San Sebastián.

El actor Paco León, en el reciente Festival de San Sebastián. / Javier Etxezarreta / Efe

Paco León vuelve a situarse en lo más alto de la taquilla gracias a la comedia 'Toc toc', de Vicente Villanueva, en la que interpreta a un taxista con un trastorno obsesivo compulsivo que coincide con otros enfermos en la consulta de un especialista. El estreno de la película ha tenido lugar en una de las semanas políticas más tensas del país. Hablamos con el actor sobre la situación actual y la capacidad del humor para sanar las heridas. 

¿Para usted, hacer humor es algo obsesivo compulsivo? Yo creo que no. La obsesión compulsiva es algo que no controlas. Para mí es una pasión, es algo que me gusta, y lo otro es una enfermedad, te domina a ti. No he llegado hasta ese punto. 

Pero usted tiene una gracia innata. ¿Tú crees? Yo creo que he terminado profesionalizándola [ríe]. Yo siempre me he considerado un tipo muy sosito. Después he sabido sacarle partido a lo que tenía, pero no me considero un gran gracioso. De hecho, cuando salgo del trabajo, soy bastante seta. Te puedo asegurar que decepciono bastante. 

En la película interpreta a un personaje que está lleno de manías. ¿Tiene usted muchas? No soy de muchas manías, la verdad. Cada uno tiene sus rituales y cosas que le gusta hacer de una determinada manera, pero creo que en nuestra profesión es complicado ser maniático, porque te tienes que adaptar todo el tiempo a cosas que están fuera de tu alcance. 

Paco León, en la presentación de 'Toc Toc', en Madrid / EMILIO NARANJO (EFE)

Pues yo creía que los actores sí que tenían algunas singularidades en ese sentido... Bah, eso es para alimentar las leyendas. Suele ser cosa de los representantes [risas]. Yo no voy por ahí pidiendo un camerino forrado de lila. Entre otras cosas, porque me hice actor cambiándome en un cuartillo, rodeado de cajas de Schweppes, así que ahora no me voy a poner exquisito. 

¿Estamos todos cada vez un poquito más neuróticos? Hay una frase que dice: «La psicología es el negocio del futuro». Pues eso, que al final, casi todos tenemos una buena pedrá.

En cierto modo, esta película entronca con el discurso de 'Kiki' de normalizar la diferencia. Son distintas, pero es verdad que tienen algo en común: ayudan a normalizar la diversidad. Cuando conoces las cosas, no te extrañan, no te dan miedo. La visibilización es importante en el aspecto de integración social. 

Ese canto a la diversidad llega en un momento político bastante caldeado. Pues sí. Las comedias y la evasión cumplen su función en la sociedad. Una de las reflexiones que tiene esta película es que necesitamos fomentar nuestra empatía, entender qué le pasa al otro para así entendernos mejor a nosotros mismos. Yo creo que es algo muy necesario, y más en este momento. Hay que hacer un ejercicio de comprensión, eso siempre es sano. 

Las redes se han convertido en un elemento para encender a la gente. En un espacio en el que se puede odiar sin límites

Usted se atrevió a dar su opinión sobre una imagen publicada el día del referéndum. Se mojó en un momento complicado. ¿Cree tener la responsabilidad como artista de denunciar lo que no le parece bien? La única responsabilidad la tienen los políticos, que son unos irresponsables. En el ámbito personal, alguien público puede implicarse como quiera. En realidad, solo siento dolor. Y me sorprende que la gente tenga tan claras las cosas y se convierta en abanderada de causas cuando yo siento que no entiendo nada. Cada vez estamos más sordos y más rabiosos, y a mí me entristece mucho todo esto. Yo dije: «¡Qué vergüenza!», porque nadie se puede sentir orgulloso de lo que está pasando. Pero basta con decir eso para que muchos se encarguen de catalogarte o insultarte. Solo porque has opinado, o por lo que representas. Y eso que no he dicho nada sobre el referéndum, ni sobre el independentismo, ni sobre la identidad española o catalana.

¿Las redes sociales, nos unen o nos separan? Yo creo que se han convertido en un eco de lo que está pasando. Los que nos dividen son los políticos. No se puede abanderar el o conmigo o contra mí, el nosotros o ellos. Todo eso es muy irresponsable. Las redes se han convertido en un elemento para encender a la gente. En un espacio en el que se puede odiar sin límites. Y lo que habría que hacer es calmarse un poco.  

¿El humor puede ser sanador? El humor necesita un poco de perspectiva. La comedia es tragedia más tiempo, y en este caso se necesita el tiempo, distancia para tener una mirada inteligente sobre aquello que se quiere hablar. 

Además de 'Toc toc', en enero se estrenará la serie 'La peste', en la que interpreta a uno de los protagonistas. También está preparando como director algo para la misma cadena de pago. ¿Está cambiando el paradigma audiovisual en nuestro país?  Creo que es un caldo de cultivo de talento y, además, cuenta con algo esencial, que es la libertad. Prima más el criterio artístico que el comercial, y eso en el cine y la televisión de nuestro país es una especie de bálsamo. 'La peste', en ese sentido, es una declaración de intenciones: apostar por una creación íntegra de calidad exquisita.