EN LA SALA CANAL DE ISABEL II

Recordando a Pertegaz

Una muestra reúne una selección de 50 piezas de alta costura y 'prêt-à-porter'

Manuel Pertegaz. / Marina Vilanova

Manuel Pertegaz.
Un vestido de Pertegaz.
Un vestido de Pertegaz.
Vestido bordado con lazada y abrigo de forro amohadillado y zapato salón. Una imagen de 1972.
Algunos de los vestidos presentados.

/

2
Se lee en minutos
Luis Miguel Marco / Barcelona

"Solo puedo decir que estoy agradecido por todo y admirado de los elogios que me dedican todos los diseñadores. Para mí realizar el vestido de novia de la princesa Letizia supone el broche más hermoso de mi carrera y más recibirlo a estas alturas".

Lo explicaba el modisto Manuel Pertegaz en el año 2004, diez años antes de morir a los 96 años. Ahora, el creador turolense es el protagonista de una nueva exposición retrospectiva que se ha inaugurado este viernes en la Sala Canal de Isabel II de Madrid y que espera tener el mismo éxito que ya tuvo la dedicada a otro de los grandes, Jesús del Pozo. Se podrá ver hasta el 12 de noviembre y la entrada es gratuita.

Se trata de una selección de 50 piezas de alta costura y 'prêt-à-porter' que incluye trajes de día, de noche, de cóctel y de novia y que explican de una forma muy descriptiva la trayectoria de uno de los diseñadores más longevos de la historia de la moda española, con más de 70 años de oficio. 

Siete décadas en activo

"Una de las cosas que puede sorprender al público es que fue un diseñador que estuvo siete décadas en activo. Nunca paró, estaba constantemente adaptándose a los tiempos que corrían", explican los comisarios de la muestra. En el 2004 Pertegaz ya fue objeto de una exposición en el Museo Reina Sofía.

Nacido en 1917 en Olba (Teruel), Pertegaz dio sus primeras puntadas como aprendiz con 12 años en Barcelona y con 24, en el 1942, abrió su propia casa de costura en la Diagonal de Barcelona. Seis años después, abriría su taller en Madrid. 

Pertegaz formó parte de un grupo glorioso para la moda española junto a Balenciaga, Elio Berhanyer y Pedro Rodríguez. En 1957 rechazó llevar las riendas de la casa Dior en París, tras la muerte del maestro francés, y se mantuvo fiel a sus clientas. Vistió a mujeres como Audrey Hepburn, Jacqueline Kennedy, Marisa Berenson y María Teresa Salisachs, entre otras muchas damas de la burguesía catalana. 

A finales de los 60, al contrario que Balenciaga y otros diseñadores que con la llegada del prêt-à-porter dejaron el negocio, Pertegaz tuvo que adaptarse a los cambios y siguió vistiendo a mujeres de hasta tres generaciones distintas. 

En la muestra se han reunido piezas icónicas y también prendas nunca antes expuestas. Proceden en su mayoría del Studio Pertegaz, también se incluyen prendas del Museo del Traje, del Centro de Documentación y Museo Textil de Terrassa así como de colecciones privadas. En la última planta se proyecta un vídeo de 360º protagonizado por la modelo Vanessa Lorenzo luciendo creaciones siempre elegantes del modisto.

Noticias relacionadas

Son creaciones que responden al deseo de no dejarse arrastrar por lo más "efímero" de la moda. Abrigos, como el que ilustró en su día la portada del 'Vogue' británico.

La tercera planta está dedicada a los trajes de novia, pero que nadie espere ver el vestido de novia de la reina Letizia –que se exhibe en el palacio de Aranjuez– no forma parte de la muestra."No lo hemos pedido. Es un vestido muy mediático y queríamos que este homenaje fuera algo más que la exposición del vestido de novia de la Reina", asegura el comisario Raúl Marina.