23 oct 2020

Ir a contenido

Ernesto Augusto de Hannover se ha casado por la iglesia pese a la oposición paterna

Andrea, Carlota y Piere Casiraghi, los tres hijos de Carolina de Mónaco, mujer de su padre, asistieron a la ceremonia religiosa del ahijado de Felipe VI y Ekaterina Malysheva

EL PERiÓDICO / BARCELONA

Ekaterina Malysheva y Ernesto Augusto de Hannover, tras la ceremonia religiosa.

Ekaterina Malysheva y Ernesto Augusto de Hannover, tras la ceremonia religiosa. / JULIAN STRATENSCHULTE / AFP

Ernesto Augusto de Hannover se ha casado este sábado por la iglesia con la diseñadora de origen ruso Ekaterina Malysheva, pese a la oposición de su padre, que, evidentemente, no asistió. La iglesia del Mercado en Hannover (Alemania) ha sido el escenario del enlace, templo en el que hace poco contrajo matrimonio Pippa Middleton y James Matthews.

El hijo del marido de Carolina de Mónaco (aunque están separados no han roto su matrimonio), duque de Brunswick-Lüneburg y Príncipe de Gran Bretaña e Irlanda, y ahijado del rey Felipe VI, se ha casado a las 12.00 con su novia, en una ceremonia a la que han asistido sus tres hermanastros: Andrea, Carlota y Pierre Casiraghi, quien acudió con su esposa, la italiana Beatriz Borromeo.

RONNY HARTMANN/ AFP

Pierre Casiraghi, hijo de Carolina de Mónaco, con su mujer, Beatriz, y su hermana, Carlota Casiraghi, en la boda.

FIESTA EN EL CASTILLO

Los jóvenes, que llevan viviendo juntos seis años, ya habían celebrado un enlace civil en el nuevo Ayuntamiento de Hannover, el pasado jueves, al que precedió una fiesta de preboda. Tras la ceremonia religiosa, que ha oficiado un sacerdote amigo de la familia del novio, Horst Hirschler, los 400 invitados han acudido a una recepcción en la galería Herrhausen. Aunque la gran fiesta tendrá lugar por la noche en el castillo Mariemburg, propiedad de la Casa Hannover.

Ernesto de Hannover, que sufrió la misma oposición de sus padres cuando se casó con su primea esposa, Chantal Hochuli, madre del joven, teme perder parte del patrimonio de la familia en caso de un posible divorcio, con lo que ya está pensando en desheredarlo.