30 mar 2020

Ir a contenido

GIRA DE LOS 40 AÑOS DE LA MONDRAGÓN

Javier Gurruchaga: "Me jode llegar a los 60"

El jueves 15 de junio actúa en la sala Barts de Barcelona, con Donald Trump entre ceja y ceja

Luis Miguel Marco

Gurruchaga celebra el cuarenta aniversario de la ’Orquesta Mondragón’. / FERRAN SENDRA

Aunque esconde sus ojos, azules y saltones, detrás de sus gafas Ray Ban negras, su voz le delata. Como siempre. Javier Gurruchaga (San Sebastián, 1958) se frota la panza, pide algo para comer y desata su lengua esta mañana en el hotel Oriente de La Rambla. El próximo jueves 15 de junio actúa al frente de su "juguete", la orquesta Mondragón, cerca de aquí, en la sala Barts del Paral.lel. Ya saben, 'ladies and gentlemen'.

El año pasado Gurruchaga publicó  'Anda suelto Satanás' y ahora tiene ya muy claro que Satanás tiene nombre y apellido: "Es el mismísimo Donald Trump". El presidente de Estados Unidos es ahora el centro de sus dardos de bufón y lo saca al escenario, con su peluca color Piolín y sus gestos. "Disfrazado parezco uno de esos muñecos de goma de los Spittin image –asegura, y se muestra en el móvil–. En el disco, que ahora presento en México, he incluido la canción 'Que viene Trump', un rock sencillito y cañero en el que hago de este hortera de Trump y me meto con él y con sus obsesiones: el muro, el cambio climático, la guerra...

¿A este paso no le van a dejar entrar en Estados Unidos?

Pues quizá no, como nos tienen a todos tan vigilados... Pero es que este hombre se está poniendo a todo el mundo en contra, incluidos los propios republicanos. El otro día leía que el 'Saturday Night Live' está teniendo más éxito que nunca con sus parodias. Y 'The New York Time' está ganando suscriptores. Tienen un filón con él.

¿Y usted se ve en la obligación también de seguir metiendo caña?

Y más con un fascista de este tipo al que le van a hacer un 'impeachment' solo cuatro meses después de ser presidente. Me tiene preocupado porque si acaban pronto con él tendré que inventarme una parodia del de Corea a todo correr. Bueno. Los dictadores siempre han dado mucho juego, mira lo que hizo Chaplin en 'El gran dictador'.

Pues aquí seguimos cuidando qué se dice del Valle de los Caídos.

Es curioso cómo en Alemania se ha hecho un trabajo increíble con el tema de la memoria histórica y aquí hemos querido cubrir con un tupido velo más de 100.000 cadáveres en fosas y cunetas a lo largo y ancho de la geografía española. La guerra civil es un tema no resuelto.

41 años ya de una Orquesta Mondragón, que nació en el 76. ¿Le da vértigo mirar atrás?

Me jode más llegar a los 60. Bueno, ha sido mi vida y es mi juguete. Siempre acompañado con buenos músicos, intentando hacer buenos directos. Y con Popocho, que ya está mayor y delicado de salud y me acompaña solo de vez en cuando.

¿Se ve incombustible como sus admirados Stones?

A los Stones los he visto muchas veces. Ya veremos en Barcelona porque si tengo un bolo ese día tendré que ir a ganarme la vida. Yo creo que ya lo dejan y están estirando una gira que dura ya cinco años. Es triste pero los grandes se están marchando. Mira por ejemplo Bowie. Por cierto, quiero ver la exposición que hacen en el Museu del Disseny. Recuerdo que a los 15 años me pinté el pelo con henna para intentar parecerme a él.  

'Anda suelto Satanás' la compuso Aute. ¿Cómo se encuentra tras el infarto sufrido? ¿Lo ha visto?

Pues es todo muy triste. Aute no reconoce ni a su familia. No se acuerda de las letras. Está en silla de ruedas. Yo no he ido a verle por respeto o por pudor, por no saber qué hacer ni qué decir... Da mucha pena. 

Hablemos de cosas más alegres. ¿Se alegró con el Nobel para Dylan?

Sí, pero el feo que le hizo a la academia me pareció terrible. Creo que también chochea un poco. No es de recibo que se comporte así. Como tampoco lo es que no salude ni se despida ni siquiera del público en sus conciertos. Me asombró de todas formas lo que dijo Mario Vargas Llosa, eso de que a este paso el Nobel se lo iban a dar el año que viene a un futbolista. Eso tampoco, hombre. 

¿Sigue cerrando bares?

Qué va. Yo no salgo apenas. Para qué. El Madrid y la Barcelona que yo conocí en los años 80 son un espejismo. Madrid es una ciudad irreconocible de noche, ha perdido mucho, como le ha pasado a muchas grandes ciudades europeas, a excepción quizá de Berlín. Vivo en Madrid de una forma un tanto anónima y porque ahí es donde surgen cosas. En San Sebastián, de donde soy, ya no tengo a nadie. Mis padres fallecieron y no tengo hermanos. Madrid no tiene chicha y eso no lo remedia con todos mis respetos la alcaldesa Carmena, que me cae muy bien, por cierto.

Un programa como 'Viaje con nosotros' o algo parecido a aquel especial fin de año del 82 también parece hoy un espejismo.

Yo creo que se podría hacer algo parecido, pero los que programan en televisión solo buscan el atontamiento del personal: fútbol y amarillismo.

Por hacer ha hecho hasta teatro clásico en Mérida con 'Pluto'. ¿Volverá a transitar por ese territorio?

Ahora me han propuesto hacer del mago Merlín en un musical. Y para el año que viene tengo entre manos una obra de Javier Tomeo, 'Napoleón VII' en la que, claro, yo algo de Napoleón, otro personaje como ve planito y fácil. Y quiero también hacer un disco en México con amigos y músicos de allá y con canciones nuevas. Lo de lo mejor de, los duetos y las celebraciones ya está hecho. El disco hoy más que nunca es un pretexto para tocar en directo, pero el cuerpo me pide hacer nuevas letras, sí. 

Temas Conciertos