Ir a contenido

HISTORIA DE DOS SEDUCTORES

Warren Beatty, un tipo único en Hollywood

Este viernes se estrena en España 'La excepción a la regla', la película sobre Howard Hughes que el actor y cineasta llevaba en la cabeza desde hace 40 años

Beatty es conocido por su tendencia al riesgo y también por una nutrida colección de conquistas, aunque lleva casado con Annette Bening desde 1992

Juan Manuel Freire

A la izquierda, el magnate Howard Hugues. Al lado, Warren Beatty y Steve Coogan en la película La excepción a la regla.

A la izquierda, el magnate Howard Hugues. Al lado, Warren Beatty y Steve Coogan en la película La excepción a la regla.

Parece mentira, pero este viernes llega a nuestras carteleras 'La excepción a la regla', es decir, la película sobre el excéntrico magnate Howard Hughes que desde hace unas cuatro décadas planeaba Warren Beatty.

Lo que Beatty propone no es un 'biopic' tan completo como 'El aviador', sino un relato ficcional, entre humorístico y trágico, en el que importa menos el propio Hughes que un par de jóvenes a su cargo: una aspirante a actriz llamada Marla Mabrey (Lily Collins, hija de Phil) y un conductor llamado Frank Forbes (Alden Ehrenreich, al que pronto veremos convertido en joven Han Solo), enredados en un flechazo que se complica por la influencia de un Hughes en el comienzo de su declive.

A Beatty no le importa demasiado que fechas y edades no cuadren. La película, primera que dirige en casi veinte años, se sitúa sobre todo en 1959, cuando Hughes tendría 54. Beatty tenía setenta y muchos cuando rodó el filme, pero se reserva el papel sin problema, aunque la trama incluya el intento de seducción del emprendedor por parte de una joven actriz. O justamente por eso.

Howard Hughes, un personaje infinito

'La excepción a la regla' arranca más o menos donde acababa 'El aviador' aunque no es un 'biopic' en el sentido estricto del término. Queda por hacer una película, o mejor, una serie de seis o siete temporadas, que cubra pormenorizadamente todas las épocas y todos los ángulos de un personaje infinito. Tras la muerte de su padre, Howard R. Hughes Sr., el tejano se encontró al frente de un imperio petrolífero, pero prefirió girar la vista hacia el universo del cine para convertirse en productor. De su instinto nacieron títulos emblemáticos y, para su época, bastante atrevidos como 'Scarface, el terror del hampa' y 'El forajido', dirigida por él mismo y conocida sobre todo por los sinuosos escotes de la actriz Jane Russell. Su segundo amor importante fue la aviación. Como piloto, batió records. Tenía un montón de aviones repartidos por todo el mundo que sacaba de paseo cuando pasaba por tal o cual ciudad. Tampoco en este campo perdió de vista el dinero, sea como sea, y se convirtió en accionista mayoritario de una empresa de aviación. Cuando se volvió ermitaño, fue en parte por el dolor crónico que le causó un accidente de avión. Como Beatty, Hughes fue un womanizer en toda regla. En su caso, los romances sonados incluyen a Lana Turner, Katharine Hepburn, Ava Gardner, Rita Hayworth, Ginger Rogers… Eso tan solo en cuanto a nombres célebres. Si hacemos caso a 'La excepción a la regla', el empresario tenía alrededor de una docena de bungalows reservados para jóvenes actrices a las que consideraba para sus películas u otra clase de actividades.

CASANOVA

Nadie duda del carácter legendario en Hollywood de Mr. Beatty, cuya mejor biografía, firmada por el reputado Peter Biskind, dura 600 páginas y apenas tiene tiempos muertos. Y si es leyenda es en gran parte por su colección de conquistas. Desde que se inició en el cine de la mano de Elia Kazan, con la bella 'Esplendor en la hierba', dejó tras de sí un reguero de enamoradas. Entre sus conquistas (que llegan al parecer a las 12.000) se cuentan su compañera en el citado debut, Natalie Wood, además de otras estrellas como Joan CollinsLeslie CaronJulie ChristieDiane Keaton (a la que dirigió en 'Rojos') y Madonna (a la que dirigió en 'Dick Tracy').

Se decidió a asentar cabeza a principios de los 90 con Annette Bening, a la que había conocido en el rodaje de 'Bugsy', aquella deliciosa fantasía gansteril. Con ella misma rodó también 'Un asunto de amor', nueva versión del clásico de los 30 'Tú y yo'. Por entonces ya habían tenido a su primera hija, Kathlyn, quien se reveló transgénero en el 2006. En una entrevista para 'Vanity Fair' del año pasado, primera en profundidad en mucho tiempo, se refirió a él como "un genio, mi héroe".

HOMBRE DE IDEAS FIJAS

Cuando se le mete algo en la cabeza, Beatty no desiste hasta llevarlo a cabo, como demuestra el estreno de 'La excepción a la regla' tropecientos años después de que el primer germen se cruzara por su mente. No es la primera vez que, a menudo contra las indicaciones de gente que quería verlo convertido en estrella, persigue visiones particulares.

El hermano pequeño de Shirley MacLaine se empeñó a mediados de los 60 en producir 'Bonnie y Clyde' (1967), aunque ya se habían hecho otras películas basadas en esos personajes y un papel de asesino no parece la vía más rápida hacia la popularidad. Él no quería la fama, sino hacer arte. Compró el guion, fichó al director Arthur Penn, reunió al reparto… Y acabó ayudando al nacimiento del Nuevo Hollywood.

No todo en su carrera han sido grandes sensaciones, pero se puede vanagloriar de haber trabajado en algunas de las mejores películas de Robert Altman ('Los vividores') y Alan J. Pakula ('El último testigo'). Por la ambiciosa, fallida pero fascinante, 'Rojos' se llevó el Oscar al mejor director. Y ni siquiera 'Ishtar', conocida sobre todo como uno de los mayores fiascos comerciales de los 80, es tan mala como se dice.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.