10 abr 2020

Ir a contenido

AMOR ELÉCTRICO

Elon Musk: el magnate que apunta alto

Idoya Noain

La actriz Amber Heard y su novio, el multimillonario Elon Musk.

La actriz Amber Heard y su novio, el multimillonario Elon Musk.

Existe la tentación de pensar que Elon Musk, que nació hace 45 años en Pretoria (Sudáfrica), y con el tiempo ha ido ganando la nacionalidad canadiense y estadounidense, es en realidad un extraterrestre digno de haber llegado del mismo Marte que pretende colonizar con SpaceX. Tan eléctrico como sus coches (y pronto camiones), el magnate, inversor, ingeniero e inventor lo mismo lleva a Tesla a ser la compañía automovilística mas valiosa en la bolsa que lanza una nueva empresa, Neuralink, para fusionar nuestro cerebro con la inteligencia artificial.

Como el túnel con el que pretende poner fin a los infernales atascos de Los Ángeles, es también capaz de enterrar sus preocupaciones por el medioambiente para buscar efectos positivos en su colaboración con Trump y ha aceptado un puesto en un consejo asesor del gobierno más negacionista del cambio climático. Pero Musk, aunque a veces no lo parezca, también es humano y, como tal, está sumido en una conquista tan complicada como la espacial o la del futuro: la del corazón.

VIOLENTO FINAL

Desde el pasado verano, cuando se les vio por primera vez juntos en un hotel de Miami, a Musk se le ha relacionado con Amber Heard, la actriz que a principios de año selló el divorcio con Johnny Depp tras un violento final con acusación de malos tratos. La pareja ha empezado a dejarse ver más y más, lo mismo en un club de Londres que en la fiesta del último documental de concienciación medioambiental de Al Gore. Y a juzgar por lo que ha declarado el padre de Heard a la revista italiana 'Grazia', el amor fluye.

«Amber y Elon van muy en serio. Una de las cosas que quieren hacer es asentarse y tener una familia», ha dicho David Heard. Y aunque ha asegurado también que «están haciendo planes para eso», el enlace puede tardar, porque la actriz va a pasar medio año en Australia en el rodaje de 'Aquaman'.

TRES MATRIMONIOS

El viaje de Musk hasta hoy ha sido largo y no sin turbulencias. Con su primera esposa, la escritora canadiense Justine Wilson, estuvo casado entre 2000 y 2008. Fue un matrimonio con dosis de tragedia (perdieron a su primer hijo por el síndrome de muerte súbita infantil) pero tuvieron luego otros cinco vástagos (unos gemelos y unos trillizos, todos por fecundación 'in vitro').

Aquello acabó como el rosario de la aurora, y Musk llegó a escribir un artículo para corregir cosas que se habían publicado, como que dejó a su mujer para irse con la actriz Talulah Riley. La británica, eso sí, se convirtió en su segunda esposa (y en la tercera), en un matrimonio que fue como el Guadiana. Se casaron en 2010 y se divorciaron en 2012 pero volvieron a casarse al año siguiente y aunque en 2014 Musk presentó la petición del segundo divorcio la retiró. Al final la ruptura se hizo oficial en octubre del año pasado.