SINGLADURA GASTRONÓMICA

Los gemelos Torres llevan Dos Cielos a Madrid

Los cocineros inauguran un restaurante en las antiguas caballerizas de un palacio convertido en hotel de lujo en el centro de la capital

Javier y Sergio Torres, en el restaurante Dos Cielos de Madrid, inaugurado este jueves.

Javier y Sergio Torres, en el restaurante Dos Cielos de Madrid, inaugurado este jueves. / AGUSTIN CATALAN

Se lee en minutos

JUAN FERNÁNDEZ / MADRID

Les habían tentado en multitud de ocasiones, pero los hermanos Javier y Sergio Torres, chefs del Dos Cielos de Barcelona (una estrella Michelín), se resistían a dar el salto a Madrid hasta encontrar el lugar que se adecuara a la idea de restaurant “perdurable en el tiempo y ajeno a las modas”, que, según sus propias palabras, siempre han defendido.

Ese sitio ya lo han hallado. Desde anoche, es posible degustar las exquisiteces de los gemelos más televisivos de la gastronomía española, presentadores del programa ‘Torres en la cocina’ de TVE, en el centro de Madrid.

COMO EN BARCELONA PERO CON CALLOS A LA MADRILEÑA

El hotel Gran Meliá Palacio de los Duques, situado entre la Gran Vía, la Puerta del Sol y el Palacio Real, es el lugar elegido por los chefs para llevar a la capital el espíritu culinario de su ‘Dos cielos’ barcelonés. De hecho, la nueva sede heredará el nombre del local matriz y buena parte de su carta, que compartirá bastantes platos con la que ofrecen en la planta 23 del Meliá Sky Barcelona. “Pero dándole un toque castizo”, advierten. Aquí se atreven con los callos a la madrileña, aunque los suyos serán de bacalao.

“Realmente, fue el sitio lo que nos animó a decidirnos. Cuando vimos la magia que tenía este lugar, no nos lo pensamos dos veces”, explican los cocineros en un espacio que fue concebido a mediados del siglo XIX para albergar las caballerizas del palacio de los duques de Granada de Ega y que hoy es un local gastronómico de vanguardia con sabor a pasado.

De hecho, los chefs se implicaron en la restauración para que esta conservara el espíritu original del lugar. El suelo del salón principal, de cristal, acero y madera, se eleva medio metro sobre la calzada granítica del establo.

RESERVADO PARA 20 COMENSALES

Te puede interesar

La buhardilla alberga un reservado en el que 20 comensales pueden reunirse alrededor de una gigantesca mesa hecha con maderos de las propias caballerizas. La enorme lona velazqueña que preside la sala se encarga de recordar el amor al arte que profesaban los duques.

“El diseño del sitio no tiene nada que ver con nuestro local de Barcelona, pero la cocina será la misma; basada en el sabor, la estética y los productos de temporada”, aseguran. Sostienen los hermanos Torres que ahora cobra sentido el nombre de su restaurante: “Vamos a unir el cielo Madrid con el de Barcelona”.