Ir a contenido

EL EROTISMO EN LA ALTA COCINA

No es país para 'sexichefs'

La designación del peruano Franco Noriega como símbolo erótico entre pucheros abre el debate amor o sexo en la cocina

Iosu de la Torre

La etiqueta 'sexichef' surge al anunciarse que un cocinero del Perú es señalado como el más sexi del planeta. ¿Qué opinan los que tenemos más próximos? El debate premia la pasión entre fogones. El gremio sonríe ante la ocurrencia de un ránking con los más atractivos.

Que un chef peruano sea bautizado alegremente como el más sexi del planeta invita a dirigir la mirada sobre los alquimistas que tenemos más cerca. ¿Qué tiene Franco Noriega que no tengan Yayo Daporta o Paco Roncero?

El dilema amor o sexo en la cocina se despeja rápidamente buscando la voz de los cocineros que siguieron la senda abierta, hace tres décadas, por Arzak y Adrià y que –oh, casualidad, son atractivos, elegantes y guapos. ¿Cómo se mide la sensualidad de un cocinero? ¿Es pertinente la etiqueta sexichef? Huyamos de lo políticamente correcto y rastreemos el eco del título adjudicado a Franco Noriega.

«Todo en la vida requiere de cierta pasión. Ni siquiera una tortilla de patatas sale bien si no involucramos a la pasión». La cita del escritor mexicano Juan Villoro, que estrena 'El filósofo declara' en el Teatro Romea de Barcelona, enfoca la búsqueda de respuestas.

Sergi Arola, desde Chile, celebra el término 'sexichef', pero revienta la medalla que le han adjudicado a Franco Noriega. «Juega con ventaja, antes que cocinero fue modelo, actor y nadador olímpico. Así cualquiera. Es como si dijéramos que Gordon Ramsey es el cocinero del mundo que mejor juega a fútbol. Ramsey fue futbolista profesional antes de volcarse en los fogones».

EL ESPÁRRAGO DE DOS CIELOS

Arola añade más huevos a la tortilla de Villoro. «Hay que ponerle mucha pasión a la cocina, a la seducción  de las ostras añadiría, para este otoño, un risotto con ceps y trufa... pero lo importante es el entorno que se crea».

Sergio Torres añade chile recordando un plato erótico que triunfó en Dos Cielos: el espárrago de Navarra con jamón. «Cuando se servía en la mesa, había quien se reía y también quien se ruborizaba. Era un plato muy fálico», reconoce el gemelo de Javier.

La tele ha multiplicado el efecto mediático de los Torres. En diciembre abre el Dos Cielos Madrid y a punto están de reabrir el de Barcelona tras reformarlo. ¿Se ven sexis? «No lo sé, tenemos muchos fans, pero nunca nos lo hemos planteado», responde Sergio.

Su tocayo Arola es más contundente al manifestarse «muy orgulloso» de ser un icono entre clientela gay y por haber posado desnudo para gritar contra la violencia machista. «Claro que hay cocineros sexis. ¿Hay algo más sensual que un chef, un tipo que viaja, con conversación, que seduce, que da de comer? Somos el gremio del 'life style'».

En la élite de la cocina española hay un grupo que cultivan el cuidado al cuerpo. Cuelgan la chaquetilla y practican running. Paco Roncero es el ejemplo más claro. Los Torres son más de la bici de montaña. Ramon Freixa advierte: «Lo bueno de un cocinero es que cocine bien, no lo sexi que pueda ser. Somos personas que debemos cuidarnos, llevar una vida saludable. La sensualidad se desprende en muchas cosas, también en los platos».

Freixa confiesa ser asiduo del gimnasio, de controlar las comidas y de las mejores cremas faciales.

El ruido mediático apaga el oído cocina en los salones de Jordi Cruz (torso desnudo en una revista de musculosos) y de Quique Dacosta (la perilla y las gafas mejor conjuntada al otro lado de la barra).

Rubor al  enterarse que configuran un ránking improvisado sobre los chefs españoles más atractivos. A ellos, a los hermanos Sergio y Javier Torres, Ramon Freixa y Sergi Arola, se sumarían el recién llegado de 'Masterchef' Yayo Daporta, Joan y Jordi Roca, David Diverxo, Ángel León, Carles Abellán, Mario Sandoval, Paco Roncero.

Y, porqué no, los gemelos Colombo

Temas: Sergi Arola