Ir a contenido

FAMOSO DESDE LA CUNA

La vida de Kiko Rivera

Julia Camacho

Creció con la losa de ser conocido como Paquirrín, apodo que detesta, y cuando por fin ha logrado ser Kiko, le toca lidiar contra otro estigma, el de ser considerado por muchos un «ni-ni». A sus 32 años, padre de dos hijos (niño y niña) de distintas parejas y convertido en el pilar de referencia familiar tras la estancia en prisión de su madre, Isabel PantojaFrancisco Rivera Pantoja intenta organizar su vida laboral en torno a la música y da otro paso hacia la madurez al contraer matrimonio el próximo viernes con Irene Rosales.

'MI PEQUEÑO DEL ALMA'

En alguna ocasión ha lamentado que ser conocido «desde antes incluso de nacer», dado que ocupó portadas de revistas ya en la barriga de Isabel Pantoja. Su padre, Francisco Rivera 'Paquirri', falleció de una trágica cornada en 1984, cuando Kiko contaba con apenas siete meses. Tras un periodo en el que su madre se refugió para digerir el dolor que la convirtió en la 'viuda de España', el pequeño Francisco reapareció por todo lo alto: subido a un escenario acompañando a la tonadillera con algunas estrofas de 'Mi pequeño del alma'. España entera cayó rendida a los pies de aquel renacuajo rubio.

Pese a la ausencia de su progenitor, Kiko Rivera siempre ha defendido que no le ha quedado ningún trauma porque Pantoja hizo de «padre y madre». Es más, presume de una niñez «feliz» aunque «complicada» por un escrutinio mediático al que, dice, no le ha quedado otra que acostumbrarse. Y es que no todos los niños hacen la comunión vestidos de marinero y entre cámaras de televisión.

Y LLEGÓ CHABELITA

Sus tardes se llenaron pronto de deberes, dado que no tiene reparo en reconocer que nunca se le dieron bien los estudios, y sobre todo fútbol. Llegó a hacer pruebas para entrar en el Real Madrid. En esos años apenas tuvo contacto con sus hermanos mayores Francisco y Cayetano, dadas las malas relaciones entre las dos mujeres de Paquirri, Isabel y Carmina Ordóñez, y las disputas por unos recuerdos personales del torero. Para compensar, pudo ejercer de hermano mayor cuando llegó Chabelita, adoptada en Perú en 1995.

'DJ' Y CANTANTE

Los medios se han cebado con su fama de juerguista y mujeriego, pero Kiko Rivera supo buscarles la vuelta y empezó a ganarse la vida como relaciones públicas, ya fuera de empresas de muebles o de bares. Pero con la música presente en su vida, finalmente se recondujo como jurado de 'talent shows', 'dj' y cantante, con desigual fortuna pese a éxitos como 'Quítate el top'.

PERSONAJE DE 'REALITY'

El hijo de Isabel Pantoja no dudó en aprovechar el tirón mediático para abrirse camino. En 2009 protagonizó un semi documental en La Sexta, 'Desmontando a Paquirrín', donde tiró de ironía y humor para hablar de su vida y probar como monologuista. De ahí saltó a 'Supervivientes' 2011, donde conoció a Jessica Bueno -la que luego fue madre de su primer hijo-, y logró la reconciliación de Pantoja con Tele 5, que terminó dando con su hijo las Campanadas de Fin de Año de 2011 en la cadena de Paolo Vasile. La racha, y los ingresos tan necesarios para pagar las deudas que mantenía con Hacienda, lo llevaron a enrolarse en otros proyectos televisivos, como el especial 'Así soy yo' y 'Gran Hermano Vip' 2015, que abandonó a las tres semanas.

ACTOR DE CINE

Kiko Rivera ha tenido tiempo incluso de probar suerte en el cine. Sin escalas, pasó directo a un taquillazo, 'Torrente 4. Lethal crisis', la exitosa saga del zafio detective salido de la imaginación de Santiago Segura. La experiencia tuvo sus sombras, y el aprendiz de actor -que interpretaba a un torpe ayudante de Torrente- salió un tanto mosqueado de las bromas del director acerca de sus pocas ganas de trabajar. Acabaron haciendo las paces después de que él mismo bromeara con la necesidad de que recurran a él para llamar la atención.

LA BODA QUE NO FUE

Tras numerosas relaciones pasajeras, Kiko Rivera pareció encontrar la estabilidad con la modelo Jessica Bueno, madre de su hijo Francisquito. La cosa acabó como el rosario de la aurora cuando sonaban campanas de boda y ya habían incluso posado con la matriarca en su revista de cabecera, 'Hola!'. Bueno puso tierra de por medio, iniciándose un complicado litigio por la custodia del menor ya resuelto.

EL SOSTÉN FAMILIAR

Con la entrada en prisión de Pantoja estallaron todas las tensiones familiares, desatándose una fea pelea con su hermana Chabelita. Y es que en este tiempo, Kiko ha sido el más firme apoyo de su madre, a la que justificó que «ciega de amor» confiara en Julián Muñoz. Las aguas han vuelto a su cauce y él espera contar con sus tres hermanos en su boda con Irene Rosales, madre de su hija Ana.