Ir a contenido

Vitalii Sediuk, el acosador de los famosos

El agresor de la modelo Gigi Hadid en Milán lanza una advertencia a las celebridades y a la industria de la moda

ANNA ROCASALVA / BARCELONA

Gigi Hadid responde con un codazo a la agresión a la salida de un desfile en Milan

Desfiles aparte, pocas cosas han tenido más repercusión mediática en la Semana de la Moda de Milán que la agresión que sufrió el pasado jueves la supermodelo norteamericana Gigi Hadid. La joven salía del desfile de la firma Max Mara cuando, aprovechando un descuido del personal de seguridad, un hombre joven con sombrero se abalanzó sobre ella por detrás, la rodeó con los brazos y la elevó del suelo. Ella sola logró zafarse del estrujón propinándole un codazo en la cara a su atacante.

Pareció entonces que un fan se había excedido en su entusiasmo, pero nada más lejos de la realidad. El agresor de Gigi Hadid es un ucraniano de 27 años que se llama Vitalii Sediuk y que cuenta con un largo historial de altercados con famosos.

Este individuo ya era conocido en su país por atormentar a famosos norteamericanos en entregas de premios y alfombras rojas, a los que consigue colarse gracias al pase de prensa que conserva de cuando trabajaba para el canal de televisión ucraniano '1+1'. Su buena presencia y su vestimenta también le ha ayudado a traspasar más de una barrera. 

Madonna (le regaló en una rueda de prensa una especie de cardo, una flor que ella odia), Will Smith (al que intentó besar en la boca), Leonardo DiCaprio (al que se aferró a sus piernas), Bradley Cooper (al que le puso la cara en la entrepierna en un estreno) y la cantante británica Adele, a la que hizo enrojecer con sus comentarios, han sido algunas de sus víctimas famosas.

No obstante, el incidente más sonado tuvo lugar hace un par de años, cuando intentó agredir a Brad Pitt. El actor pidió entonces una orden de alejamiento contra Sediuk, que fue sentenciado a 20 días de trabajos comunitarios y tuvo que pagar 20.000 dólares para evitar la cárcel.

Lejos de escarmentar, ahora este acosador parece dirigir sus ataques contra las llamadas ‘socialites’ y contra la industria de la moda que las promociona. El pasado jueves, Sediuk lanzaba la siguiente advertencia en Instagram: “Considero que Gigi Hadid es guapa pero ella y su amiga Kendall Jenner no tienen nada que hacer en la alta costura. Haciendo esto –explica, refiriéndose al ataque a la modelo- animo a la industria de la moda a poner los auténticos talentos en la pasarela y las portadas de 'Vogue' en vez de esas chicas monas y bien posicionadas de Instagram. Podéis llamarlo mi manifiesto o protesta. Esto también es una advertencia para Anna Wintour que ha convertido 'Vogue' en un tabloide poniendo a las Kardashians y a otras de dudosa fama en la portada de tan respetable revista”.

OTRAS VÍCTIMAS DE ACOSO

Por desgracia, Vitalii Sediuk no es el único acosador de famosos. Algunos han vivido autenticos calvarios por culpa de verdaderos fanáticos.

John Hinkley acosó a Jodie Foster durante años hasta el punto en que intentó matar al entonces presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, “para impresionarla”, según le confesaría en una carta días después. Desde entonces permance ingresado en una clínica psiquiátrica de Washington. 

Jonathan Norman fue condenado a 25 años de prisión después de confesar que quería violar a Steven Spielberg frente de su esposa e hijos. El personal de seguridad le pilló entrando en la casa del director y productor con una mochila llena de material para lograr su cometido. 

Y la actriz Sharon Stone esté aterrorizada con la idea de que Philip Barnes salga un día de estos en libertad. Este hombre intentó entrar en su casa hasta tres veces y, pese a la distancia forzosa y al encierro en un psiquiátrico, le ha seguido enviando cartas amanazadoras. El pasado agosto, la protagonista de 'Instinto básico' pidió una nueva orden de alejamiento contra él.