CHEF MEDIÁTICO

Jordi Cruz: "A los políticos los mandaría de tapas"

El cocinero inaugura el Food Explorers Barcelona Tast que se celebra hasta el domingo en el Museu Marítim

Jordi Cruz y David Andrés, del restaurante ABaC de Barcelona.

Jordi Cruz y David Andrés, del restaurante ABaC de Barcelona. / FERRAN NADEU

Se lee en minutos

LUIS MIGUEL MARCO

"A los políticos les mandaba yo de tapas a ver si se ponían de acuerdo de una vez", ha dicho el popular chef Jordi Cruz, que ha dado el pistoletazo de salida al Food Explorers Barcelona Tast, un cita gastronómica abierta al público que hasta el próximo domingo ocupa la sala gótica del Museu Marítim de Barcelona, con una oferta que combina las tapas de autor con las cañas. El patrocinador es San Miguel y los estand han sido diseñados por el estudio de Lázaro Rosa-Violán.

Se refería Cruz a la indigesta semana política que estamos viviendo. "Estamos ya de 'remakes' hasta arriba. Que si los 'Cazafantasmas', que si 'Ben-Hur', imagínate. Hemos visto en televisión un 'remake' en el Parlamento que no ha sido muy bueno y parece ser que tendremos un tercero. Habrá que sobrellevarlo con cañitas bien tiradas y un poco de cintura. Como no está pasando nada severo en la política, seguiremos tirando para adelante que es lo importante".

Subido a una tarima y con micro enchufado, el chef, que en mayo de 2010 se incorporó al equipo directivo del ABaC Restaurant, donde ostenta dos estrellas Michelin, ha presentado al público un 'bloody mary' con aspecto de cerveza. "En la alta cocina el reto es que parezca fácil lo que en realidad tiene técnica y sentido. Y esta 'falsa' cerveza sabe a 'bloody mary' a cascoporro". Al exalcalde Xavier Trias y a Alberto Fernández Díaz les ha gustado.

CITA EN MILÁN

Para las dos tapas presentadas después, Jordi ha contado con un miembro de su equipo, David Andrés, jefe de cocina del ABaC, que el próximo 14 de octubre, en Milán, representará a España y Portugal en el San Pellegrino Young Chef 2016 para elegir al mejor chef del mundo menor de 30 años. 

"Ahora tengo 29, pero estar ahí ya es todo un premio", ha explicado el joven, propietario además del restaurante Somiatruites, en el barrio del Rec de Igualada. Las tapas en cuestión eran un tartar de calamar con crujiente y gusto cítrico que evocaba los tradicionales calamares a la romana. Y un pan de cristal con tomate confitado y sardina marinada. "Un mordisco de mar", decía Jordi Cruz a su lado, que ha defendido el concepto de tapa como "lo más exportable que tenemos en este país. "Si lo hacemos con calidad será de coña. Hay que apostar por ello".

"NO SOMOS ACTORES"

Te puede interesar

EL chef de Manresa, de 38 años, ha defendido una vez más la labor divulgativa de un programa como 'MasterChef', en el que se embarcó como jurado hace ya tres años."Es increíble poder llegar a tanta gente en sus casas. Y no es para que aprendan, pero sí al menos para que vean la importancia que tiene la cocina de calidad. Y poder demostrar al mundo lo buenos que somos y los productos que tenemos, aunque haya todavía quien no acabe de creérselo" Y respecto a su papel ha añadido: "Nosotros en el programa somos cocineros, no somos actores ni interpretamos ningún papel. Pepe [Rodríguez] y yo cuando estamos serios es porque sentimos la presión de las cocinas y somos competitivos y cuando estamos de coña es porque somos amigos". 

Le comentamos que Eva González, la presentadora del programa, ha colgado una foto en Instagram con mala cara y la frase: "Vuelta al trabajo" y Cruz sonríe. "Claro, es que todos ellos se han ido unos días de vacaciones y después pasa lo que pasa. Están muy mal acostumbrados, Yo en cambio no he parado en todo el año. Soy así. Mis vacaciones vendrán ahora, con la edición de 'MasterChef junior'. Esas sí son mis vacaciones".