EN INSTAGRAM

La hija pequeña de Estefanía de Mónaco carga contra quienes la critican

Camille Gottlieb.

Camille Gottlieb.

Se lee en minutos

Camille Gottlieb, la hija pequeña de la princesa Estefanía de Mónaco, no está dispuesta a dejarse avasallar por comentarios anónimosLa joven, que tiene 18 años, ha compartido un texto reflexivo en su cuenta de Instagram en el que asegura que esta "harta" de las personas que la atacan constantemente en las redes sociales, tanto por su forma de vida como por su físico.

"Me he encontrado con algunos comentarios muy crueles en foros, blogs y otros sitios. Vuestros insultos, comentarios y reflexiones son ridículos. Yo no soy la hija de Estefanía Grimaldi, yo soy la hija de mi madre, como cualquier otra persona. Decís que mi cara ha sido deformada por un accidente, o cualquier otra tontería. Que me he hecho la cirugía estética, que soy falsa, o quién sabe qué"

"Tengo 18 años, y gracias a Dios ya no tengo el mismo aspecto que cuando era pequeña, lo mismo que le sucede a todo el mundo. Se tiende a pensar que, cuando provienes de una familia principesca, la vida te ahorra todas las dificultades e incertidumbres. Pero al final del día, si me apetece publicar cualquier foto en Instagram, ¡voy a hacerlo!" 

"Me da lo mismo ser la más guapa o la más fea de mi familia y, sobre todo, me da lo mismo vuestra opinión"

"En lo que respecta a mi hermana, solo puedo decir que tenemos 18 y 22 años respectivamente, y que hacemos lo que queremos. ¡Somos jóvenes! No publicamos fotos en Instagram para que os gusten. ¿Esperáis que me crea que a los 18 y 22 años vosotros no salíais a divertiros con vuestros amigos? ¿No os sacábais fotos en bañador al lado de una piscina? ¿No habéis fumado nunca un cigarrillo en toda vuestra vida?"

 

Te puede interesar

"Me da lo mismo ser la más guapa o la más fea de mi familia y, sobre todo, me da lo mismo vuestra opinión. Lo único que sé, en todo caso, es que las personas que se pasan día y noche criticándome a mí, a mi hermana y a mi madre, y a nuestros respectivos padres, son ridículas, porque no tienen ni idea. ¿De verdad que no tenéis otra cosa que hacer? Lo más triste es que son personas adultas, que pierden su tiempo haciendo eso". 

Temas

Mónaco