04 ago 2020

Ir a contenido

5 MEDALLAS Y UN BESO

Simone Biles cumple el sueño de conocer a Zac Efron

La gimnasta, que ha resultado ser una ferviente seguidora del actor americano, tuvo la oportunidad de hablar con él y hacerse algunas fotos

El actor Zak Efron besa a la gimnasta Simone Biles. / YOUTUBE

Parece ser que el ganar cinco medallas, cuatro de oro y una de bronce, no será la única alegría que Simone Biles se lleve de estos Juegos de Río. La joven de 19 años no solo se ha convertido en la gimnasta olímpica estadounidense con más medallas en la historia de su país, sino que ha podido cumplir el sueño de cualquier adolescente 'de a pie', conocer a su ídolo, en este caso el actor Zac Efron.

Un momento emocionante para ambos, con un inocente beso incluido en la mejilla, que ha quedado inmortalizado en un vídeo que ha alcanzado un gran éxito en las redes. 

El actor americano apareció en la competición sin previo aviso, sorprendiendo al público en general, pero sobre todo a la pequeña Biles, que no dudó en hacer fotos y vídeos que más tarde compartía en sus perfiles de Twitter, Facebook y Snapchat.

Zac Efron aprovechó para reunirse con el resto del equipo de gimnastas, aunque era evidente que su atención se centraba en la jóven campeona. 

Biles ya había expresado públicamente su admiración por el protagonista de 'High School Musical' y 'Hairspray'. Fue el pasado marzo en el programa televisivo de Ellen DeGeneres donde la gimnasta consiguió llamar la atención del actor al mostrar que poseía un leotardo repleto de imágenes de él. También contó que le habían regalado una imagen de él en cartón a tamaño natural.

Desde que llegó a los Juegos, actor y gimnasta se estuvieron cruzando mensajes. "Eres tan fenomenal que hasta tienes un movimiento que lleva tu nombre, felicidades por calificarte para la final", escribía el intérprete que, consciente de los logros de la gimnasta, y tras mandarle varios mensajes de más apoyo, se plantó en Brasil. 

Biles ya le había agradecido profundamente sus palabras y le había dicho que esperaba que pudiese ver la final, a lo que él respondió que sí, compartiendo una tierna fotografía en Twitter. La sorpresa llegó al verlo en persona.

Sus ejercicios en el Olympic Arena de Río de Janeiro han sido para esta joven la culminación de su sueño. Con 1,49 metros de puro músculo, Biles es ya para muchos la mejor gimnasta de todos los tiempos, por encima de Nadia Comaneci.

EJEMPLO DE SUPERACIÓN

Su historia es además un ejemplo de superación, sobre todo tras una infancia en la que tuvo que ser adoptada por su abuelo y su segunda esposa, después de que su madre perdiera su custodia y las de sus tres hermanos por sus problemas con las drogas y el alcohol. "No soy la nueva Usain Bolt o la nueva Michael Phels", decía recientemente "Soy la primera Simone Biles".