01 abr 2020

Ir a contenido

SEGÚN 'THE NEW YORKER'

La música de Christina Aguilera, un método de tortura

La CIA recurría a las canciones de la cantante para martirizar a los presos sospechosos de terrorismo

Mireya Roca

Las melodías de Christina Aguilera han servido de tortura para numerosos presos sospechosos de terrorismo, según revela un reportaje publicado en 'The New Yorker' titulado 'The Sound of Hate' ('El sonido del odio').

En el artículo se desprende que uno de los métodos que comenzó a usar la CIA tras el atentado del 11-S para torturar a los reclusos y así  presionarlos de manera psicológica  y obligarles a confesar sus delitos. Por muy increíble que parezca el martirio al que los sometían no era otro que la energica voz de la estrella de pop, ganadora de seis premios Grammy.

Hasta hace poco se supo que la CIA empleaba esta inimaginable táctica en algunas  prisiones como en el centro de detención de Guantánamo y en el centro Souza Baranowski de Lancaster (Massachusetts).

'ROCK DURO Y RAP'

La publicación detalla que las canciones que seleccionaban como herramienta de tortura solían ser de rock duro y rap como 'Come on over Baby' y 'Genie in a Botle", 'hits' de la estrella neoyorquina, que ha sido una de las artistas a la que más le ha afectado la tragedia de Orlando y ha aprovechado para lanzar su nuevo sencillo utilizando el hashtag #change.

Por último, el periodista Alex Ross, autor del reportaje, asegura que canciones de la cantante han sido empleadas en los interrogatorios de Mohamed Al Qathani, un ciudadano de Arabia Saudí acusado de ingresar a Estados Unidos para realizar un atentado en el 2002.

Mientras el cantante Trent Reznor de 'Nine Inch Nails' demandó al Gobierno de Estados Unidos al enterarse que usaron sus piezas musicales para torturar a presos, no se sabe aún como ha reaccionado.Aguilera ante este tipo de información.