11 jul 2020

Ir a contenido

Deniegan el tercer grado a Maite Zaldivar por 'desinterés en la reinserción'

Otros compañeros de condena, como Isabel Pantoja, ya disfrutan de semilibertad

J.C.//SEVILLA

Imagen de archivo de Maite Zaldivar. 

Imagen de archivo de Maite Zaldivar. 

Maite Zaldívar, la expareja del exalcalde de Marbella Julián Muñoz, no podrá disfrutar de momento del tercer grado penitenciario al que ya se habían acogido otros compañeros de banquillo en el caso Blanqueo. El juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Málaga le ha denegado la solicitud atendiendo a su actitud en el penal, donde demuestra “desinterés por el tratamiento” de reinserción.

Zaldívar fue condenada a dos años y medio de cárcel por un delito de blanqueo de capitales al colaborar a blanquear fondos obtenidos por el exregidor a su paso por el consistorio. En un auto notificado hoy a las partes, el juzgado se apoya tanto en el informe contrario de la junta de tratamiento del centro penitenciario de Alhaurín de la Torre (Málaga) como del propio ministerio fiscal. Todos ellos coinciden en el argumento: "no está cumpliendo con algunos de los requisitos requeridos" para gozar de esta condición de semilibertad.

Según detalla la resolución, desde su entrada en prisión en octubre de 2014 Zaldivar presenta una “buena evolución penitenciaria” en cuanto a su adaptación, pero no parece mostrar arrepentimiento por el delito cometido, un extremo que fue justo el que abrió las puertas de la libertad a su rival en el corazón de Muñoz y compañera de rejas de Isabel Pantoja.

No tiene una adecuada actitud ante el delito”, dice el auto, resaltando por ejemplo que durante estos dos años de cautiverio “se centra en actividades meramente complementarias o recreativas y otras actividades que no están directamente relacionadas con las causas de su delito tales como el programa de manejo de conflicto”. Ya durante el juicio, su defensa hizo hincapié precisamente en que Zaldívar “nunca” tuvo conciencia de haber estado blanqueando dinero.

Sin embargo, Zaldívar sí se ha adaptado al ritmo de vida en la prisión, y el informe psicológico es favorable. Muestra buen comportamiento, colabora con la institución “a través de la participación en actividades y la ayuda a los profesores en la alfabetización de las compañeras”, lo que contribuye a la creación de un clima social positivo dentro del módulo.

Pese a esta adaptación, la mayoría de los miembros de la junta de tratamiento consideran “insuficiente” el comportamiento de la interna, que había recurrido ante el juzgado la decisión de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias del Ministerio de Interior que el pasado mes de marzo rechazó concederle el tercer grado. El juzgado contrasta esta actitud, por ejemplo, con la mostrada por su hermano Jesús Zaldivar, que con la misma condena ya disfruta desde principios de junio de la semilibertad tras mostrar una actitud “excelente”.