Ir a contenido

ESTRELLA EN CIERNES

El Yiyo, el sucesor de Joaquín Cortés

Naomi Campbell ya se ha interesado por el bailaor badalonés, de 19 años, que posa como modelo para revistas de moda

FERRAN IMEDIO / BARCELONA

El bailaor El Yiyo, en una de las calles del Poble Espanyol.

El bailaor El Yiyo, en una de las calles del Poble Espanyol. / JORDI COTRINA

Miguel Fernández Ribas es un nombre que no le suena a nadie. El Yiyo quizá suene más, pero probablemente entre la comunidad de aficionados al flamenco. A sus 19 años, es uno de los bailaores con más proyección en estos momentos porque apunta a estrella dentro y fuera del tablao. Por su baile (él mismo lo define como "elegante pero salvaje") y por su gancho para fotógrafos y marcas de moda, que le han puesto en el punto de mira como modelo. Mantiene la cabeza fría mientras sus pies sacan fuego a base de taconeos y patadas.

Dicen que este gitano del barrio badalonés de Sant Roc que impresionaba a todo aquel que le veía bailar cuando solo tenía cinco años será el nuevo Joaquín Cortés. "Uf, esa comparación es un privilegio porque es de los actuales que más me gustan", resopla el bailaor, que también tiene como referentes a Farruco, Antonio Gades, Carmen Amaya... y Michael Jackson. "Cuando lo veía, me decía a mí mismo: "Este hombre también es flamenco, tiene mucho arte, mucho duende'. Es algo que se nota, se respira. Lo veías bailar y notabas que estaba pasando algo mágico, especial". 

Y uno no sabe si el chaval resopla por la comparación con el Cortés bailaor o porque aún se pone nervioso pensando que Naomi Campbell ha querido contactar con él, como hizo en su día con el propio CortésPorque así fue la historia: un fotógrafo de moda que en su agenda tiene como amigas a supermodelos como la propia Campbell se enamoró en una sesión de fotos del duende que desprende de El Yiyo y se lo explicó a la diosa de ébano, que quiso invitarle a una fiesta en Nueva York. Al final las agendas no cuadraron, pero la cita entre ambos ha quedado pendiente. 

TAIWÁN, FRANCIA, PORTUGAL...

Mientras tanto, el mánager de El Yiyo está negociando actuaciones en la Gran Manzana. Cruzará el charco más pronto que tarde. Mientras llega el momento, el joven ya ha actuado en Taiwán, Francia y Portugal, y ha compartido con Estrella Morente, Pitingo, Miguel Poveda... "Tengo los pies en la tierra porque en mi casa siempre se ha respirado humildad y sencillez. Pero soy ambicioso en el buen sentido, en el de hacer las cosas muy bien hechas y aprender y superarme cada día". 

Mientras tanto, El Yiyo va haciendo, dentro y fuera del escenario. Dentro, con sus actuaciones en el Tablao Cordobés, y con la preparación del espectáculo 'Trilogía flamenca', que estrenará los días 1 y 2 de junio en el Casino L'Aliança del Poblenou. "Tiene tres partes -explica entusiasmado-. La primera es más futurista, más moderna, con música electrónica ambiental enlatada y en vivo, y un cuerpo de baile contemporáneo; la segunda es un flamenco más actual, como soy ahora mismo en mi carrera, donde se nota que he tomado clases de clásico y contemporáneo, y la tercera es una soleá, flamenco puro y duro". 

TRILOGÍA MESTIZA

Una trilogía algo mestiza porque el badalonés ha tomado clases de baile clásico y contemporáneo, una rareza en su mundo. "¿Por qué no probar algo nuevo? ¿Por qué no hacer algo diferente? Empecé tan joven con el flamenco que lo conozco muy bien. Me fijé cómo los bailarines clásicos giraban, saltaban y se colocaban. Y me gustaba. De ahí pasé al contemporáneo. Así que cogí una buena base, tengo más información y de la mezcla sale algo flamenco pero con otras raíces. No porque sea bailaor tengo que hacer solo flamenco. Estoy abierto a cosas diferentes", explica.

El Yiyo ha aparecido en la revista 'Vogue'. En los informativos de Tele 5. Y ha negociado con Armani para lucir su ropa en el escenario. "Sin darme cuenta me estoy abriendo un camino que enriquece mi carrera y, a la vez, al flamenco porque ayuda a proyectarlo más allá de su mundo. La moda me divierte y me sirve para aprender porque también me fijo en la manera de colocarse, de moverse. No es tan sencillo andar en la pasarela, también es arte. Y eso me ayuda enriquecer mi baile". El Yiyo comienza a sonar fuera del mundo flamencoSu hermano Ricardo, de 15 años, y Sebastián, de 8, siguen el mismo camino. "La gente flipa con ellos". Como le está pasando a él, dicen que su momento llegará también.