01 abr 2020

Ir a contenido

ALMUERZO DE ESTRELLAS

Una previa de los Oscar con propósito de enmienda

Los productores de la gala prometen a los nominados que habrá diversidad racial en la ceremonia

RICARDO MIR DE FRANCIA / WASHINGTON

Los nominados a los Oscar, en el almuerzo en Hollywood.

Los nominados a los Oscar, en el almuerzo en Hollywood. / IMAGE GROUP LA A M P A S (EFE / IMAGE GROUP LA / A.M.P.A.S.)

Como viene sucediendo desde hace más de cuatro décadas, los aspirantes a ganar este año el Oscar se han reunido en el hotel Beverly Hilton de Los Ángeles para hacerse la foto de grupo ante una reproducción a tamaño real de la preciada estatuilla y charlar distendidamente con unos vinos antes de que la tensión y los nervios se impongan el día de la ceremonia. 

Más de 150 nominados han asisitido al acto y, aunque pocos han querido hablar del asunto que ha marcado esta 88ª edición, la polémica por la ausencia de nominados de color ha sobrevolado la reunión. Hay propósito de enmienda. Los productores de la gala han anunciado que la entrega de premios del próximo 28 de febrero "tendrá una verdadera diversidad y representará al mundo tal como es".       

Esta previa suele servir para dejarse ver y hacer discretamente lobi con los miembros de la Academia que determinarán con sus votos quién se lleva el gato al agua. De todos los nominados, solo han faltado Kate Winslet ('Steve Jobs'), Kate Blanchet ('Carol'), el director Michael Fassbender ('Steve Jobs'), Tom Hardy ('The Revenant') y Mark Rylance ('Puente de espías'), que han optado por mantener un perfil bajo en estas semanas previas a la gala. Pero no ha faltado talento ni rostros conocidos durante la comida.

GONZÁLEZ IÑARRITU, "CANSADO"

Alejandro González Iñarritu ha departido con Steven Spielberg ('Puente de espías') tras contarle a dijo a un amigo lo "cansado" que está tras asistir el sábado a la ceremonia del Gremio de Directores, donde ganó la mejor dirección por su trabajo en 'The Revenant', la película que parte como favorita en los Oscar con 12 nominaciones, más que ninguna otra.

Según la revista 'People', Leonardo DiCaprio ha hablado un rato con Sylvester Stallone ('Creed. La leyenda de Rocky'), antes de besar efusivamente en las mejillas a Rachel McAdams ('Spotlight').

"Todos sabemos que este año hay un elefante en la sala, y le he pedido al elefante que se marche", ha dicho la directora de la Academia, Cheryl Boone Isaacs, al dar la bienvenida a los invitados antes de la comida. Se refería, claro, a la falta de nominados de color, resumida en el hashtag #OscarsSoWhite, una circunstancia que ha llevado a directores como Spike Lee y a actores como Will Smith y Jada Pinkett Smith a boicotear la gala: "Hoy todo se centra en vuestro increíble trabajo en la pantalla y detrás de la cámara, que ha emocionado a millones en todo el mundo y os ha valido un lugar en la historia de Hollywood".

STALLONE SE PLANTEÓ BOICOTEAR LA CEREMONIA

Stallone ha reconocido que él también se planteó boicotear la ceremonia, pero al final no lo hizo porque su director en la séptima entrega de 'Rocky', el afroamericano Ryan Coogler, le pidió que asistiera para defender la película.

Durante el acto, los productores de la gala han anunciado una novedad para este año con la que pretenden ahorrar al espectador la tortura de los interminables agradecimientos que pronuncian generalmente los ganadores. La letanía de nombres aparecerá en un friso en la pantalla, lo que en teoría permitirá a los premiados dedicar sus 45 segundos a reflexiones más personales y pseudotrascendentales.