Ir a contenido

ACTOR DE CUMPLEAÑOS

Kirk Douglas, el último clásico vivo

Quim Casas

Kirk Douglas, en ’Espartaco’ (1960), de Stanley Kubrick.

Kirk Douglas, en ’Espartaco’ (1960), de Stanley Kubrick.

Kirk Douglas ha cumplido este miércoles, 99 años. Por el camino han ido cayendo todos los actores de su generación. Podríamos decir que es el último de los clásicos vivos. Y aunque no está activo –su última aparición cinematográfica data del 2004– sigue siendo una presencia pública acostumbrada.

Douglas es un buen actor. Y un actor de carácter. Y un productor independiente. En su filmografía, cercana al centenar de títulos, hay de todo: 'thrillers', westerns, comedias, melodramas, aventuras… Fascinado por Stanley Kubrick, que le escogió para interpretar la antibelicista 'Senderos de gloria' (1957), no dudó en requerir sus servicios al frente de 'Espartaco' (1960)Douglas interpretaba al famoso gladiador y producía la película, y cuando no se entendió con el primer realizador escogido, Anthony Mann, no tardó en sustituirle por Kubrick buscando una abierta complicidad.

El de Espartaco fue uno de sus personajes más importantes. El filme partía de una novela que Howard Fast, represaliado en la caza de brujas, había empezado a escribir en la cárcel. El guión lo firmó Dalton Trumbo, otra de las víctimas de la paranoia anticomunista. La revuelta de Spartacus contra Roma era un relato sobre la revolución contra cualquier tipo de tiranía. Sin ser abiertamente de izquierdas, Douglas era uno de los muchos actores liberales de HollywoodEspartaco se convirtió en su principal caballo de batalla. No es de extrañar que el actor escribiera a continuación un libro sobre el tumultuoso rodaje del filme titulado 'Yo soy Espartaco'. Su personaje predilecto.

NACIDO COMO ISSUR DANIELOVITCH DEMSKY

Antes hubo muchos títulos importantes. Nacido en 1916 con el nombre de Issur Danielovitch Demsky, en el seno de una familia de eslavos judíos que había emigrado a Estados UnidosDouglas no debutó hasta los 30 años, con 'El extraño amor de Martha Ivers' (1946). Esta mezcla de 'film noir' y drama marcaría la pauta inicial de su carrera, ya que un año después brilló como el villano de una obra maestra del cine negro, 'Retorno al pasado', enfrentado con Robert Mitchum por el amor de la 'femme fatale' Jane Greer.

Suficientemente camaleónico para encarnar a figuras situadas a uno y otro lado de la ley, capaz de hacer empáticos los personajes más torvos, Douglas descolló en el cine del Oeste –'Camino de la horca' (1951), 'Río de sangre' (1952), 'La pradera sin ley' (1955), 'Duelo de titanes' (1957)–, el melodrama –'Carta a tres esposas' (1949), 'El compromiso' (1969)–, el relato de boxeo –'El ídolo de barro' (1949)– o el policiaco realista –'Brigada 21' (1951)–.

PERMEABLE Y EXIGENTE CON LOS DIRECTORES

Permeable y al mismo tiempo exigente con los directores, sobre todo desde que formó su productora, llamada Bryna en honor a su padre, destacó su colaboración con Vincente Minnelli, para quien protagonizó dos estupendos melodramas sobre los entresijos del mundo del cine, 'Cautivos del mal' (1952) y 'Dos semanas en otra ciudad' (1962), e incorporó al torturado Vincent Van Gogh en 'El loco de pelo rojo' (1956).

Risueño como Errol Flynn y Burt Lancaster, destacó en el género de aventuras con '20.000 leguas de viaje submarino' (1954) y 'Los vikingos' (1958)Nominado tres veces al Oscar, por 'El ídolo de barro', 'Cautivos del mal' y 'El loco de pelo rojo', salió siempre perdedor. Hollywood lo remedió otorgándole el "reparador" Oscar honorífico en 1996. En uno de sus últimos filmes, 'Cosas de familia' (2003), compartió protagonismo con su hijo Michael. No hay color.

Temas: Kirk Douglas