Ir a contenido

Uma Thurman, de asesina a Dolorosa en Sevilla

La actriz la lía en las redes con su disfraz de virgen en un conocido bar

JULIA CAMACHO / SEVILLA

Uma Thurman posa ataviada como una Dolorosa y recibe el beso de un admirador en un  bar de la capital hispalense.

Uma Thurman posa ataviada como una Dolorosa y recibe el beso de un admirador en un  bar de la capital hispalense. / TWITTER

Cruzar las puertas del bar Garlochí, en pleno centro de Sevilla, es adentrarse en una versión profana de la Semana Santa: baldaquinos, terciopelos, imágenes religiosas por doquier y un altar que, según la estación del año, rinde culto a la Virgen del Rocío o a la Semana de Pasión. En semejante escenario mezcla barroco y kitsch, la actriz norteamericana Uma Thurman debió pensar que la mejor forma de pasar inadvertida era mimetizarse con el entorno y disfrazarse de Virgen Dolorosa ante el pasmo inicial y la posterior broma de los clientes habituales y los amigos que acompañaban en ese momento a la estrella hollywoodiense.

Fue el responsable de la Andalucía Film Commission quien ponía a los sevillanos sobre la pista acerca de la estancia de la rubia actriz, musa de Quentin Tarantino desde que protagonizara la saga Kill Bill, en la capital hispalense para asistir a la boda de unos conocidos. Eso ocurrió a comienzos de mes, pero Thurman decidió pasar unos días más de estancia en la ciudad para hacer turismo y disfrutar de su vida nocturna. Y junto a las visitas a las tiendas de moda locales, de las que también quedaron prueba en las redes sociales, nada mejor que pasar por uno de los bares más emblemáticos de la ciudad, que sorprende a propios y extraños y que incluso encontró su hueco en el cine de la mano del director Alberto Rodríguez y los policías de su 'Grupo Siete'.

ESTAMPA DE VIRGEN DOLOROSA

La fotografías que rápidamente comenzaron a circular por las redes sociales destapan a una Thurman metida en su papel, con todos los detalles de una virgen dolorosa que procesiona en la Semana Santa Sevilla. No faltaron ni corona, ni lágrimas postizas ni las manos en actitud de recogimiento. Sus poses remataban la estampa mientras el público jaleaba la broma e inmortalizaba el momento (compartiendolo casi al minuto). Alguno de ellos incluso se atrevió a fotografíarse con la actriz, quien en febrero copó portadas por su rostro cambiado tras un mal día de maquillaje, según explicaría después.

Las imágenes fueron adelantadas por el diario local Centro Histórico, y parece que no han sentado bien a muchos, que sin entender la broma cargaron en internet contra lo que consideran una 'falta de respeto' a las costumbres de la ciudad.

Temas: Uma Thurman

0 Comentarios
cargando