Ir a contenido

MODELO REBELDE

Cara Delevingne: «Siempre he querido ser diferente»

La británica se estrena como actriz protagonista en 'Ciudades de papel'

BEATRIZ MARTÍNEZ / MADRID

Tiene Cara Delevingne una doble vertiente en su mirada que la transforma por completo dependiendo de las circunstancias: puede ser frágil e inocente y en un abrir y cerrar de ojos pasar a ser desafiante y perturbadora. Esa facilidad para mutar de piel ya la utilizó para convertirse en una de las supermodelos de éxito más rotundo y apoteósico de los últimos tiempos.

La Kate Moss de la generación 2.0. Adicta a las redes sociales, al Tumblr y al Instagram, la joven se perfiló como un nuevo icono de rebeldía por su tendencia a reivindicar la ruptura de los moldes prestablecidos. Y por aparecer en buena parte de las fotos sacando la lengua.

Ahora, después de desentenderse radicalmente de su carrera dentro del mundo de la moda, Cara Delevingne parece querer introducirse dentro del panorama cinematográfico con la misma fuerza y seguridad que la catapultó a la fama en las pasarelas. A golpe de carisma y modales de diva indómita.

Después de un par de papeles secundarios, ahora protagoniza Ciudades de papel, la adaptación del best-seller de John Green, ese escritor que hipnotiza a los adolescentes con libros de amores imposibles e intensos como Bajo la misma estrella.

«Creo que el papel me eligió a mí», cuenta Cara en su parada por Madrid durante la gira de promoción de la película. «Las dos vivimos el momento, perseguimos un sueño y luchamos por él, aunque todo el mundo se interponga en nuestro camino. Y nos importa un bledo lo que piensen los demás».

CONTAGIOSA VITALIDAD / La actriz interpreta a Margot, una adolescente en busca de sí misma que necesita perderse para encontrar su camino, aunque arrastre sin darse cuenta en su huida a su eterno enamorado, que la seguirá hasta el fin del mundo. Un papel perfecto para ella, un auténtico torbellino de contagiosa vitalidad que te hipnotiza.

«Hace unos años estaba echa un lío, pero ahora tengo las cosas claras. Quiero dedicarme a la interpretación porque es mi sueño desde niña. No es que reniegue de lo que he hecho antes, pero aún me parece muy raro que llegara a convertirme en una modelo de tanto éxito».

Pero lo ha sido, al menos durante un periodo de tres intensos años en los que ha sido la imagen de firmas como Chanel, DKNY, Burberry y TopShop. Su ascenso como celebrity también ha estado acompañada de escándalos, de fotos indebidas y escarceos amorosos. Delevingne se ha confesado bisexual, y tras salir con el líder de One Direction, Harry Styles, comenzó una relación con la actriz Michelle Rodriguez y ahora ha confirmado su romance con Annie Clark, la cantante de St. Vincent. Tanto en su vida personal como en la profesional, reivindica el discurso feminista: «Me gustan los papeles de mujer fuerte. Me gustaría interpretar ese tipo de roles, que fueran inspiradores. Trasladar el espíritu de activistas como Gloria Steinem a la pantalla. Y también trabajar con más mujeres directoras y guionistas. Mi modelo en Hollywood es Angelina Jolie».

Por el momento, la próxima vez que la veamos en la pantalla será a las órdenes de un hombre, Joe Wright (con el que ya trabajó en Anna Karenina), en la película de fantasía Pan (Viaje a Nunca Jamás), donde se transforma en una sirena. Aunque hay mucha más expectación por verla en la adaptación del cómic de DC Escuadrón Suicida, una cinta de superhéroes en la que comparte protagonismo con Margot Robbie, Jared Leto y Will Smith. «No puedo decir nada sobre ella, solo que va a ser una auténtica locura».

Delevingne está preparada para asaltar las pantallas con su rotunda personalidad y su salvaje naturaleza. «Yo siempre he querido ser diferente. Romper las reglas y construir las mías propias. Cruzar los límites para saber qué hay más allá. Tengo mucha curiosidad y soy una inconformista», concluye la actriz, esta vez con mirada pícara.