Ir a contenido

BALANCE SENTIMENTAL DEL AÑO

Bodas y rupturas del 2014

Muchos famosos pasaron por capilla y otros optaron por el «si te he visto no me acuerdo»

Lourdes Montes y Francisco Rivera.

Lourdes Montes y Francisco Rivera. / EFE / RAÚL CARO

El año que se acaba ha surtido generosamente al universo de las celebrities en lo tocante a bodas y separaciones. Bodas las ha habido de todo tipo y condición: esperadas, express, lujosas e inacabables hasta decir basta e, incluso, secretas, pero en todas se han multiplicando las imágenes de azucarada felicidad. Las separaciones encierran su propia historia y a algunos no les ha importado airear sus tormentas interiores.

«SÍ QUIERO» / El declarado progresismo social de George Clooney y su ya esposa, la abogada Amal Alamuddin, no fue, al parecer, un gran impedimento para el derroche y la exhibición de su amor a lo largo de los cuatro días que duró su boda en Venecia. Otros cuatro días, qué menos, duraron los millonarios fastos matrimoniales de Kim Kardashian Kanye West en París y Florencia, por entonces el prominente trasero de la socialité todavía no había puesto en ebullición las redes sociales.

Aunque el primer hijo de Carolina de Mónaco, Andrea Casiraghi, ya se había casado por lo civil con Tatiana Santo Domingo en el 2013, en febrero de este año se celebró la boda religiosa en Gstaad, en Suiza, todo pieles de armiño al mejor estilo Frozen, de Disney. Otros que también se apuntaron a la reboda fueron Francisco Rivera y Lourdes Montes. El devoto torero (al parecer, volverá a los ruedos en el 2015) no se sentía casado de verdad si no refrendaba su amor en la Esperanza de Triana.

Y sorprendemente, ha sido este agosto cuando después de años de espera el dúo Brangelina, Brad Pitt y Angelina Jolie, dieron por fin el sí quiero, después de seis hijos y de cultivar una de las historias de amor más deseadas por la prensa. Se casaron en riguroso secreto en la casa que la pareja tiene en el sur de Francia. Marcó la diferencia el vestido de la novia, diseño de Versace, con un velo estampado con monigotes dibujados por sus hijos. También fue muy esperado el enlace de Elton John y su pareja desde hace dos décadas David Furnish. La nueva ley británica del matrimonio gay lo ha permitido.

«MEJOR NO, GRACIAS» / La más sonada separación del año ha sido, sin duda, la de Antonio Banderas Melanie Griffith que han puesto fin a 18 años de placidez matrimonial. Y aunque en el pasado hubiera alguna marejadilla confesa en las adicciones de Melanie a los fármacos y el alcohol, ambos mantuvieron el pacto secreto de no airear los trapos sucios. A los pocos meses, él se consolaba con la inversionista holandesa Nicole Kimpel, su actual pareja, y ella se desprendía del corazón tatuado con la palabra Antonio (en letra gótica, que duele más) que llevaba en el brazo.

Otros que también han dado la campanada este año ha sido los extravagantes Tim Burton y Helena Bonham Carter que tras 13 años de relación, dos hijos y cinco películas, lo han dejado estar «de mutuo acuerdo» sin haber pasado por vicaría. La comodidad cara a la ruptura es que vivían, juntos pero no revueltos, en casas separadas. Y no hay que olvidar que aunque el octogenario Clint Eastwood y su joven esposa Dina ya anunciaron su separación el año pasado -el incombustible Eastwood ha encontrado nueva novia en una camarera- ha sido este cuando han visto culminar un divorcio complejo tras 18 años de matrimonio.

Doce años es lo que han durado Gwyneth Paltrow y el líder de Coldplay, Chris Martin. Ambos le han echado la culpa al trabajo, pero en los últimos tiempos han salido a la luz infidelidades mútuas. A otros bellos, Ryan Gosling y la explosiva Eva Mendes, padres de una niña, también se les acabó, al parecer,  el amor, ahora a final de año.

Y en el terreno local, Blanca Suárez Miguel Ángel Silvestre también acabaron su tres años de romance en el 2014 y se embarcaron en nuevos amores (ella, en un fugaz flirt con Dani Martín) que no fructificaron.